Este viernes se realizará en la Casa Juvenil de la Parroquia María Auxiliadora del Carmen de Puerto Natales una jornada obligatoria para todos quienes trabajan al interior de la Iglesia Católica destinada a prevenir todo tipo de abusos y a crear buenos ambientes.

La actividad se realizará entre las 19 a las 22 horas y es obligatoria para todos quienes trabajan y sirven en área de la Iglesia como el templo parroquial, capillas, consejos, catequesis, acción social, profesores de religión y músicos, entre otros.

Tras la jornada cada participante en ella contará con una credencial que los habilitará para seguir cumpliendo sus funciones al interior de la Iglesia.

Lo anterior será coordinado por María Eugenia Cárdenas, quien trabaja en el gabinete psicopedagógico del Liceo Monseñor Fagnano. Durante las tres horas del encuentro se verá la parte psicológica, ambiental e histórica-jurídica de lo que han sido los abusos sexuales cometidas contra menores de edad y otras personas al interior de la Iglesia y las consecuencias que se han derivado de estas acciones ilegales. En la oportunidad se espera una asistencia entre 80 a 100.

El párroco, el sacerdote español Carmelo Moler manifestó que “los que no puedan asistir a la jornada por orden del obispo (Bernardo Bastres) no pueden trabajar en la parroquia, pueden venir a misa, a reunión, pero no pueden llevar una responsabilidad en la parroquia”.

Manifestó que lo anterior se deriva de la visita del Papa Francisco a Chile, ocasión en la que muchas casos de abusos salieron a la luz, junto a otros escándalos.

Moler sostuvo que “entonces Chile es una punta de lanza del descubrimiento y de cómo solucionamos los abusos sexuales por parte del clero, por parte de curas a menores de edad y el encubrimiento de los mismos”.

Añadió que “como decía Amadeo Cencini el hecho de que hayan unos cuantos transgresores significa que la mayoría lo hemos permitido”.

Por ello, la Conferencia Episcopal decidió realizar unas jornadas para aquella personas que tengan una responsabilidad por pequeña que sea en las parroquias. Tras la jornada se recibe una acreditación de que se encuentran preparados para trabajar en las parroquia en la creación de buenos ambientes y en la prevención de abusos de todo tipo.