En menos de una semana, detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec) de Punta Arenas, han logrado aclarar tres estafas e incautar cerca de 4 millones de pesos, obtenidos por delincuentes a través de operaciones bancarias fraudulentas.

La investigación reveló que cuando un hombre intentaba vender su vehículo a través de un portal web, fue contactado por un supuesto comprador quien le solicitó su cuenta bancaria y le dijo que para poder efectuar el pago recibiría un código en su celular, el que debía entregarle para realizar la transferencia. Sin embargo, el afectado desconocía que al revelar esta clave, el delincuente tenía acceso a su cuenta bancaria, desde la cual transfirió $2.590.000 a un tercero.

Tras establecer la veracidad de los antecedentes y el origen de los dineros, los detectives lograron retener e incautar la totalidad de los fondos, logrando así evitar el perjuicio económico a la víctima. Un caso similar le ocurrió a un hombre que vio un aviso de arriendo por internet y depositó el mes de garantía sin corroborar la información relacionada a la propiedad. Al no tener más contacto con el supuesto arrendatario, se dio cuenta que había sido víctima de estafa.

“En relación a este último caso, las diligencias investigativas efectuadas nos permitieron establecer la identidad del imputado receptor del dinero producto de la estafa, así que gestionamos a través del Ministerio Público una orden judicial para retener e incautar los más de 600 mil pesos que estaban disponibles en su cuenta personal”, explicó el comisario Luis Contreras, jefe (s) de la Bridec Punta Arenas.

Pero no sólo a través de internet operan los delincuentes, aún hay quienes siguen cayendo en la estafa telefónica conocida como el “cuento del tío”, como el caso de una mujer que realizó una denuncia en la PDI, señalando que fue contactada por una persona que se identificó como su jefe, quien supuestamente había tenido un accidente de tránsito y le dijo que la llamarían de la compañía aseguradora solicitando dinero para costear los gastos.

De acuerdo a los antecedentes recabados por la policía, los estafadores lograron engañar a la víctima, quien transfirió dinero a distintas cuentas bancarias, percatándose horas más tarde que había sido engañada. Los detectives lograron incautar la totalidad de los fondos que los imputados tenían disponibles en sus cuentas, cifra superior a los 700 mil pesos.

Desde la Brigada Investigadora de Delitos Económicos recomiendan a quienes hayan sido víctimas de estafa, realizar de manera inmediata el bloqueo de sus cuentas bancarias mediante la línea telefónica de emergencia, con el objetivo de que terceros no realicen nuevas transacciones. Posterior a esto, efectuar la denuncia con la mayor cantidad posible de antecedentes.

De igual forma, aconsejan a quienes realizan compras o ventas por internet, a no entregar códigos ni claves secretas a terceras personas. Finalmente, reiteraron a quienes reciban llamados telefónicos -en el que les soliciten dinero para ayudar a alguien que habría sufrido un accidente-, no depositar a desconocidos.