Sorprendido por las expectativas que existen sobre su llegada y convencido que “haciendo medicina” se superan los problemas en el área de la salud, asumió hace una semana sus funciones el nuevo director del Hospital Augusto Essmann, el medico internista Darwin Letelier Escobar.

Formada en el Hospital J. J. Aguirre de la Universidad de Chile, trabajó en la Posta Central de Santiago; fue director de consultorios y directivo en hospitales de alta complejidad. Su llegada a Puerto Natales fue incidental. Llegó a Punta Arenas a visitar a su hermana donde le desafiaron que visitará el hospital natalino y que al verlo se quedaría en la zona. Al asumir sus funciones dijo que “yo estoy orgulloso de estar acá. Soy feliz con lo que hago. Me gusta la medicina y me gusta esta relación con la comunidad”.

Destacó la infraestructura del hospital aunque aclaró de inmediato que “lo más importante es el recurso humano; los procesos clínicos; el equipamiento, probablemente en eso vamos a tener que hincarle bien el diente; los procesos clínicos de urgencia; nuestra relación con la atención primaria y con la comunidad. Somos seres humanos, nos podemos equivocar en varias cosas, pero uno previene eso comunicándose. Tenemos que considerar el aspecto social de nuestros pacientes y de nuestros funcionarios. Necesitamos un equipo de salud sano para dar salud. Yo feliz de haber llegado acá, sorprendido de las expectativas que tienen, pero creo que vamos a salir exitosos”.

La verdad por delante

Sobre los hechos ocurridos en los últimos meses que han provocado el malestar de la comunidad por los diagnósticos errados que han derivado en casos graves, dijo que esperaba conocer el historial clínico en cada caso y luego entrevistarse con las familias de las persona afectadas. Sobre este punto acotó que “tenemos que tratar de prevenir que eso ocurra y una vez que suceda mostrar clarito que fue lo que ocurrió y no esconder nada, porque a la larga la verdad se sabe igual, yo soy muy transparente”.

Al ser consultado como se enfrenta la actual situación del hospital dijo que “tenemos que hacer medicina. Tenemos que ver pacientes. Yo voy a hacer turno. Ver pacientes aquí y ver pacientes afuera”.

Aunque tiene un diagnóstico de la situación entregado por las autoridades de salud, dijo que se reunirá con los equipos del hospital para ver su análisis y luego escuchar a la comunidad. “De mi experiencia puedo decir que del 99,9 por ciento de las veces lo que la comunidad le dice algo a uno, tiene razón, mire lo que digo, habitualmente tienen razón. Primero espero que me escuchen todos, los equipos de adentro y de afuera”.

Adquirir compromiso

Sobre los médicos especialistas dijo que ello debe conjugarse con el equipamiento y la buena relación que exista con la comunidad. Sobre este punto indicó que no se trataba sólo de traer especialistas porque “no saca nada con traer especialistas que no tengan ganas, que estén medio obligados, que estén medio amarrados. Tienen que tener ganas, intenciones. Nosotros vamos a trabajar 24 siete”.

Expresó que había que fortalecer el tema nefrológico y fisiátrico además del cardiovascular. “Aquí nos faltan los turnos formales de pediatría, que son las 24 horas con pediatras”. Dijo que por la población que se atiende (aproximadamente 20 mil habitantes) y la producción que tiene el hospital era difícil justificar médicos durante las 24 horas, pero que “el hecho de estar tan aislados de más justifica eso. Un paciente grave tiene que resolverse acá, gran parte de su patología, ya sea neonato o adulto, gran parte tiene que resolverse aquí porque usted está a tres horas y media del lugar más cercano de mayor complejidad. Usted tiene que tener la infraestructura para dar la estabilización del paciente grave y eso tiene que hacerlo acá. Al ser un hospital de mediana complejidad y tan aislado tenemos que tener habilidades para enfrentar cualquier paciente grave, sobre todo en el área del trauma que es un área que aquí nos puede complicar por la geografía del lugar y el clima”.

Acotar los plazos

Consultado sobre los plazos para progresar en el mejoramiento de la atención, dijo que esperaba en dos a tres meses avanzar en este tema. Adelantó que existen ya algunas observaciones sobre temas de liderazgo y relaciones humanas.

Sin embargo todo lo resumió en hacer medicina “tenemos que estudiar y formarnos entre nosotros. Esta no es una consulta médica, es un hospital. Aquí los casos los resolvemos todos. Siempre hay alguien a quien preguntarle. Aquí a nosotros nos hace muy mal la soberbia. Tenemos que preguntar lo que no se sabe, si no estudiarlo o consultarlo”. Además dijo que había que informar a la comunidad sobre lo que se puede resolver en el hospital, en el caso contrario proceder al traslado del paciente a un centro de mayor complejidad.