Fue militante de la Democracia Cristiana por 40 años y si bien no consta en el registro formal, admite que nunca se ha apartado de sus principios declarándose un humanista cristiano. Fue el primer alcalde de Natales luego del regreso a la democracia, Tolentino Soto España, siendo reelegido en dos períodos, por lo que ocupó el sillón alcaldicio por 12 años, a contar de 1992. Evoca que esa época se administraba pobreza, no como en la actualidad en que los municipios cuentan con muchas fuentes de financiamiento, empezando por el gobierno regional. Por lo mismo sostiene que el desafío permanente para los alcaldes debe ser dónde ponen sus prioridades. Agrega, eso sí, que aún no avizora una carta de navegación muy clara. Es su segundo período como consejero regional por la provincia de Ultima Esperanza. Actualmente, a un año y medio de gestión, ejerce el cargo de presidente del Consejo Regional (Core).

– ¿Cómo ve el desarrollo de su comuna y la administración realizada por el alcalde Fernando Paredes?

– “Yo veo que ha sido una buena administración. Creo que todas las administraciones han sido buenas. Lo que cambia es el contexto histórico que le toca a uno y a otro. El Natales del año 92’ no es el mismo de hoy o el de hace seis años. Porque hay otras actividades económicas que han surgido, otras que han desaparecido, pero querer patentar el crecimiento y desarrollo por las autoridades de turno no me parece justo. Creo todos han sido un aporte en el contexto histórico que les ha tocado administrar. Porque cuando no hay recursos se exige mayor capacidad y entrega que cuando los hay. Hay que usar la imaginación y dosificar lo poco que hay”.

– Y ahora como consejero regional le ha tocado ser “contraparte” de los alcaldes…

– “Primero me gustaría aclarar que los consejeros no hacen otra cosa que modificar, aprobar o rechazar aquello que el intendente baja a la mesa de trabajo. Nosotros no podemos levantar iniciativas o presentar proyectos. Y creo que eso es un desperdicio porque por el nivel de experiencia de las personas que integran el Core podrían hacer un aporte mucho más efectivo a la región. La ley debiera entregar mayores facultades y descentralizar de verdad. La última política pública de verdadera descentralización fue el Plan Especial de Zonas Extremas el que con una nueva metodología permitía planificar, recomendar y aprobar proyectos innovadores y eso debiera continuar. Además se hacía un trabajo territorial donde se veía en comisiones temáticas la inversión y eso permitía trabajar con la visión de la comunidad organizada. Pero como hoy no hay una carta de navegación clara, en materia de inversión pública se improvisa todos los días”.

Los anhelos

-¿Cuáles han sido los proyectos aprobados en este año y medio que cree puedan tener mayor impacto en la región?

“Yo creo que la sumatoria de todo significa avance. Pero impacto creo se va a ver cuando se avance en materia de vivienda por ejemplo, cuando se hagan inversiones serias en infraestructura portuaria en la región, ya que en todas las localidades tenemos muelles pero no tenemos puertos y se necesita una política concreta en este ámbito para la región. Y esto no se ha tomado en serio. Hay que avanzar más aceleradamente en conectividad. Hay que seguir avanzando en la red caminera porque en definitiva el destino de la región sigue siendo el turismo, el transporte de la producción de la salmonicultura y de la minería, mientras no terminemos de hundirlas, porque a mí me tiene sorprendido el cómo hoy día juzgamos estas actividades que han sido los sueldos históricos de esta región para su crecimiento”.

– ¿Y qué le pareció el plan de proyectos para Magallanes preparado por el Ejecutivo?

– “Nosotros pretendíamos participar con una humilde opinión respecto al tema. El intendente bajó sus prioridades, es la mirada del Ejecutivo que hay que respetar, sobre la que nosotros vamos a tener que decidir, pero de verdad yo esperaba más innovación. Esperaba proyectos estrellas, que signifiquen impacto en el crecimiento y desarrollo de la región. Y uno ve proyectos con altos montos (que no están demás, ningún proyecto es malo, todos significan inversión pública, dinamismo y crecimiento para la región), pero insisto en que no hemos construido la carta de navegación que se requiere. Yo quiero apelar no sólo al gobierno sino a los municipios a ser más audaces e innovadores. Pareciera que basta con construir sedes sociales y la inversión pública está justificada. La sede hay que hacerla, pero hay que fortalecer los aparatos productivos para que creen nuevos y mejores empleos y aumenten el nivel de productividad que requiere la región”. 

– ¿Cree que el hecho de haber tenido tres intendentes en un año retrasó la confección de esta carta de navegación?

– “Absolutamente. La inestabilidad política en un país o en una región es retraso. Comenzar de nuevo, modificar equipos, es un retraso. Este es un gobierno que partió absolutamente desorientado en materia de administración pública. Esto hay que convertirlo en una posta. Lo bueno que venía de antes debe continuar. Y en el camino deben ir naciendo otros proyectos que continuarán los que siguen, para beneficio de la gente”.

– ¿Hay alguna novedad respecto a la selección del nuevo secretario o secretaria ejecutiva del Core?

– “Probablemente dentro de la semana venidera se producirá el llamado a concurso, según lo conversado con el presidente de la Comisión de Régimen Interior, que es el que lleva esta materia. Yo creo que la primera vez hubo un análisis del nivel de expertise, quizás faltó mayor cobertura lo cierto es que esperamos que este mes quede saneado ese tema. Hemos tenido la suerte de contar con subrogancias de funcionarias de mucha experiencia que han sido un tremendo aporte y no se ha visto alterado el funcionamiento del Consejo, así que yo sólo tengo palabras de agradecimiento para ellas”.

Presidencia del Core

 ¿Y respecto a la presidencia del Consejo, la va a poner a disposición?

– “Pensamos que había que darle una conducción política al Core más allá de lo partidario, entregando participación e interpretando a todos los consejeros y eso es lo que he querido hacer en este tiempo. Más allá de los personalismos, lo que importa es llevar el interés común. Es posicionar el Consejo como un aporte al desarrollo de la región trabajando con el Ejecutivo tratando de optimizar recursos. Cualquier consejero puede ejercer la presidencia, aquí lo que importa es la madurez y la visión para avanzar en los desafíos para la región. Un peso mal invertido perjudica a la gente, una buena inversión soluciona los problemas de la comunidad o se convierte en un polo de crecimiento económico. Por eso es importante este cargo que pondré a disposición este lunes, para que el Consejo decida quién lo va a ejercer durante el próximo año y medio, ya que durante el último año es el gobernador regional quien ejercerá la presidencia. Acá no hubo un pacto político, hubo un acuerdo mayoritario del Consejo porque creemos que la participación es importante y rotar en estos cargos nunca es malo. Más allá de la persona que ejerza la presidencia, lo importante es que lo haga en forma responsable y con compromiso para impulsar las tareas que nos corresponden como representantes de la región. Yo agradezco a mis compañeros del Consejo la confianza que depositaron en mí durante este período y a quien llegue me pongo a su disposición para apoyarle en todo lo que sea posible, porque la gran tarea no la hace un consejero, la hace el Consejo Regional en su conjunto, el gobierno regional y toda la comunidad magallánica”.