LA COLUMNA DE MANUEL SUAREZ ARCE “Tras la huella del Gallego Soto Canalejo”

Foto

Existe un anhelo de más de 8 décadas de reconstruir y documentar uno de los hechos más relevantes en la historia en la contemporánea del territorio patagónico-fueguino, entendiéndolo como una cuenca histórica cultural, es sin duda el surgimiento y desarrollo del poderoso movimiento obrero que se registró en las primera décadas del siglo XX.

En este contexto de luchas reivindicativas y políticas de las organizaciones obreras la figura de Antonio Soto Canalejo, líder máximo del movimiento huelguístico en la Provincia de Santa Cruz en 1921, resulta central y señera a la hora de pretender una comprensión cabal de todo este proceso histórico.

Con apenas 24 años de edad y marcadas condiciones de liderazgo, Antonio Soto se transformó en el conductor de un movimiento que finalizaría en los trágicos sucesos que se registraron a fines del mismo año, una vez que el Ejército Argentino, al mando del Teniente Coronel Héctor Benigno Varela, tomara el control del territorio y sofocará la rebelión obrera a sangre y fuego.

El curso de los acontecimientos llevó a este joven dirigente a huir de Santa Cruz y buscar refugio en el territorio chileno, el 7 de Diciembre de 1921, incorporándose de este modo y gracias a la protección que le brindara la Federación Obrera de Magallanes a la historia sindical de la zona austral de Chile.

Es precisamente el convencimiento que estamos ante una figura histórica protagonista de un movimiento obrero de gran envergadura, único en la historia de la Patagonia y Tierra del Fuego por lo que me asiste el convencimiento de la importancia que tiene seguir los hechos que hasta ahora son desconocidos por la mayoría de la gente.

Para seguir la interesante vida de este líder obrero tendríamos que señalar que la cinematografía de Puerto Natales aconteció en marzo de 1936, cuando el Sindicato de “Campo, Frigorífico y Oficios Varios” comenzó a proyectar películas sonaras en el Teatro “Libertad”.

El llamado también Obrero o del Pueblo, se ubicó en calle Bulnes esquina Ladrillero 120 (frente al actual Hotel Charles Darwin) y donde antes había funcionado el Cine “Selecto”. El edificio era administrado por los españoles Antonio Soto Canalejo y Joaquín González Costa, concesionario.

En cierta medida el Teatro “Libertad” marcó la diferencia en su época. En efecto sus equipos de proyección y sonido eran muy buenos de reconocida calidad y además, la mayoría de las películas que ahí se exhibían eran en español. Llamaba también la atención su decoración interior con paisajes naturales propios de la zona, pintados por el vecino de origen italiano y nacionalidad argentina Don José Caniggia Porta, radicado en Puerto Natales donde oficiaba de peluquero en su domicilio de calle Esmeralda esquina Ramírez. Caniggia era un apasionado por el arte del pincel, de hecho había ganado varios concursos de pintura en acuarela y en óleo a nivel regional. Al parecer este peluquero y artista fue un gran colaborador del Sindicato de “Campo, Frigorífico y Oficios Varios”.

Soto Canalejo se convirtió en un líder dirigiendo a los obreros de Puerto Natales siendo protagonista de los grandes hechos ocurridos en el campo sindical en Puerto Natales.

“La figura de Soto Canalejo se ha transformado en el puente que une el pasado y el presente, internándose en la mente colectiva con una historia que ha marcado la identidad local de dos países al sur del continente”.

Es tal la importancia la figura de este líder de nacionalidad española que una productora nacional “Tierra Sur” filmó una película titulada “Tras la huella del Gallego Soto”, su filmación se efectuó en territorio patagónico en las ciudades de Punta Arenas y Puerto Natales, en Chile y en Río Gallegos y El Calafate en Argentina.

Bajo la dirección del periodista Danilo Ahumada Flores, está iniciativa audiovisual rescata la historia del movimiento obrero patagónico de las década del 20 a través de la figura de Antonio Soto Canalejo, que lideró la lucha reivindicativa de aquellos tiempos. La producción se basó en un hecho verídico que marcó a sangre y fuego la historia sindical chileno-argentina.

Hasta aquí se ha completado una parte de la historia de Soto Canalejo, falta saber donde continuó y terminó su vida.

Manuel Suarez Arce