En salud, terminamos y empezamos mal el año.¡Hasta cuándo!

Foto

Buenos días. Hoy cumplimos los primeros 7 días del año 2018 y lo primero, es entregar un gran saludo de este nuevo año a mis seguidores -entiéndase bien: seguidores- no a los cobradores, sino a quienes siguen mis crónicas, también un fuerte y cariñoso abrazo para todos sin distinción de credos religiosos o políticos. A los de la tercera edad preferentemente. A los jóvenes y niños. Y a las mujeres que en esta corta vida no le hemos asignado toda la importancia y el rol que juegan, de ser el baluarte del hogar, con la responsabilidad de ser madre, cuidar de todos y trabajar para aumentar los ingresos en muchos fines de mes y así apoyar el escuálido sueldo del marido salvo raras excepciones.

Decepciones en salud en nuestra comuna. Así, terminamos y empezamos el año con graves acusaciones y denuncias públicas a los organismos superiores y de fiscalización, en contra de médicos y atenciones en general. Los perjudicados han recurrido entre otras cosas a los medios de comunicación justificando sus quejas.

Lamentablemente o, a lo mejor, felizmente, para poder ayudar a tanta gente a solucionar este problema, experimenté, en carne propia, la falta de profesionales llamados comúnmente “médicos especialistas”.

Mi caso lo expuse en la columna de los días domingo que escribo en El Sofá ( suplemento de El Magallanes). “Estoy por cumplir los 95 años y aunque cuento con buena salud mi talón de Aquiles, es la hipertensión con arritmia crónica“.

El día 15 de agosto me siento mal y rápidamente acudo a la consulta de la doctora Marcela Grunert y al examinarme le pidió de inmediato a José Luis González un electro cardiograma que salió anormal y me aconsejó viera de inmediato a un cardiólogo.

El 4 de septiembre pregunté en el Hospital Augusto Essmann, recién abierto, si había cardiólogo. Contestación: aún no llegan los especialistas. Tiene que ir al Cesfam, donde después de un largo trá- mite me encontré frente a la funcionaria que consulta los días y horas a Punta Arenas para la atención de médicos de nuestra capital regional. Después de mirar en el computador le pregunto ¿para cuándo?, hasta 6 meses más me dice.

“Y aquí vienen las sorpresas. Llamada telefónica al hospital del Turbio, en el vecino país. “Señorita hay especialistas en su hospital. Si señor atiende los días lunes, miércoles y viernes de 9 a 18 horas. No se anota se hace por orden de llegada. Venimos como particulares. No hay problema $500 pesos argentinos la consulta ($15.000 chilenos)”

Lo demás es cuento corto. Tuve que viajar de urgencia a Punta Arenas para ver al prestigioso especialista doctor Juan Aguilar quién finalmente me dice “tiene que controlarse una vez al mes con el especialista (parte del tratamiento). Consulté hace 2 días al hospital y muy amablemente me dice “lo siento mucho no hay cardiólogo tampoco hay rondas desde Punta Arenas”.

No podía permitirme un viaje carísimo para ver un médico en Punta Arenas. De pronto recordé a Río Turbio. Hace algunos años venían buenos médicos. Total me dije no pierdo nada con llamar. Y aquí vienen las sorpresas. Llamada telefónica al hospital del vecino país. “Señorita hay especialistas en su hospital. Sí señor atiende los días lunes, miércoles y viernes de 9 a 18 horas. No se anota se hace por orden de llegada. Venimos como particulares. No hay problema 500 pesos argentinos la consulta ($15.000 chilenos)“. Confirmamos y partimos el miércoles al Turbio con un amigo que también anda con problemas de hipertensión.

A las 8 horas en punto estábamos en frontera de Dorotea. Dos buses, y 14 vehículos ya estaban antes que nosotros. Estimamos unas 200 personas. Tiempo estimado de 2 a 3 horas (este es un problema grave en la frontera que habrá que analizarlo con los encargados para ver como mejorarlo.)

Finalmente llegamos al hospital del Turbio y nos encontramos con el hospital y todos los servicios públicos cerrados por un “paro” de todos los funcionarios por no haber recibido el aguinaldo de fin de año. Al frente del hospital hay una clínica que también tiene médicos especialistas todos los días a contar de fines de enero por vacaciones.

“En mi larga vida, tanto pública como privada, me ha tocado estar más de cinco décadas concurriendo a las reuniones de frontera y binacionales. Hay acuerdos que no se cumplen. En el fondo son letra muerta. Como decía Octavio Castro -el profesor que fue 20 años alcalde: “Se toman acuerdos que deben cumplirse. Se despiden después de un buen cóctel hasta una próxima reunión y se olvidan hasta la próxima cita en la que analiza y se llega a la conclusión que realmente no se avanzó nada”

En todo caso no hay que desesperarse son problemas no habituales y que en unos días más se terminarán. Como dato final en el hospital del Turbio me dijeron hay seis especialidades de atención diaria. Quiero señalar que los problemas que suceden en la frontera son graves, especialmente con los trámites de Investigaciones, en el sentido que no hay un tratamiento especial para las personas que deben permanecer en una larga fila durante horas.

En mi larga vida, tanto pública como privada, me ha tocado estar más de cinco décadas concurriendo a las reuniones de frontera y binacionales donde se trata especialmente estos temas. Hay acuerdos que no se cumplen. En el fondo son letra muerta. Con el Turbio especialmente tenemos el Tratado del año 1991, Presidente Aylwin Menem, en el que se señalan condiciones especiales entre estos dos pueblos que están dentro de la órbita de los 50 kilómetros.

Como decía Octavio Castro -el profesor que fue 20 años alcalde y con profundo sentido del desarrollo económico y social de estas reuniones: “Se toman acuerdos que deben cumplirse. Se despiden después de un buen cóctel hasta una próxima reunión y se olvidan hasta la próxima cita en la que analiza y se llega a la conclusión que realmente no se avanzó nada”. Yo agregaría aquella frase que dice “Igual Pascual”.

Guía para consultar Hospital del Turbio: llamar al número 18805.42904.2421009. Cardióloga: doctora, Alejandra Wesemann. Clínica Privada: Oscar Aguston. Atención todos los días de 7 a 20 horas. Teléfono (02902) 421-58. Secretaria: Gisel Godot. Espero haberlos servido y comunicarse conmigo al Email : suárezpatagón@ gmail.com

Como siempre. Usted saque sus conclusiones.

Manuel Suarez Arce