“A estas personas le están pidiendo 10 años y mi hijo, siendo la víctima, su vida va a ser una cadena perpetua“

Foto

Por primera vez Alejandro Muñoz estuvo a escasa distancia de quienes agredieron a su hijo Gonzalo -quedó con severas secuelas como resultado de la golpiza callejera- en julio del año pasado en el centro de la ciudad de Puerto Natales, al asistir a la audiencia de preparación del juicio oral, que estaba programada en el Juzgado de Letras y Garantía de dicha capital provincial, y que finalmente se postergó para el martes 17 de abril.

Alejandro Muñoz asistió al Tribunal acompañado de su esposa. En el lugar se instalaron a la entrada donde saludaron a su llegada al fiscal regional Eugenio Campos -quien lleva adelante la investigación- y al fiscal jefe de Puerto Natales Cristián Muñoz.

Seguidamente ingresaron a la sala junto a los padres de los otros dos jóvenes agredidos en la madrugada del 8 de julio del año pasado. Allí estaban sentados cuando observaron el ingreso de los tres imputados en este caso, los carabineros dados de baja Miguel Antonio Delgado Velásquez y Pedro Alejandro Loncuante Loncuante y el guardia Sebastián Alejandro Cáceres Alonso.

Tras la audiencia que se prolongó por casi dos horas, Alejandro Muñoz reconoció que “esta instancia fue bien dolorosa para nosotros al ver a esta gente que le hizo tanto daño a nuestro hijo, fue de mucho dolor”.

También le llamó la atención cómo los abogados “tratan de defender lo indefendible. A estas personas le están pidiendo diez años (de cárcel) y mi hijo, siendo la víctima, su vida va a ser una cadena perpetua y eso nos duele. En algún momento tendrá que terminar esta pesadilla”.

Este viernes también era la primera vez que retornaba a Puerto Natales después de la golpiza recibida por su hijo, ciudad que habían elegido junto a su esposa y donde contaban con un emprendimiento que era reconocido y valorado en el comercio local.

Sin contener la emoción ante los medios de prensa, afirmó que “volvemos a esta ciudad que tanto queremos, pero a la vez no sé, como que estamos contentos y de repente estamos tristes, pero tenemos fuerza porque creemos que se va a hacer justicia y eso es lo principal”.

Gonzalo todavía permanece internado en el Hospital Clínico de Magallanes, estable dentro de su gravedad. Tiene algunos momentos de semiconsciencia que ellos valoran. “Nosotros sabemos que es un milagro que esté con vida, pero falta que se complete ese milagro. Nosotros nos sentiríamos contentos si él (Gonzalo) en algún momento pudiera salir de su estado y se pueda comunicar”.

Declaró estar muy agradecido de la comunidad de Puerto Natales por el apoyo que le ha entregado, por sus oraciones, la energía, y la fuerza que les dan, lo que les ha permitido mantenerse en pie.

Añadió que “a Gonzalo le rompieron la vida y a nosotros también, pero las cosas materiales vienen y van y a nosotros ahora lo único que nos interesa es que él esté bien”. Su hijo, en las últimas semanas, estuvo afectado por una fuerte diarrea que le provocó que los cinco kilos de peso que había recuperado los perdiera. Sin embargo desde hace cinco días nuevamente ha vuelto a recuperarse. “Estamos esperanzados porque Gonzalo siempre ha salido de todo lo malo y nosotros tenemos que estar al lado de él para apoyarlo”.

Alejandro Muñoz destacó que la casa ofrecida en su momento por la intendencia ya se la entregaron pero falta acondicionar una pieza para contar con una habitación clínica para atender a su hijo.

Esto último será otro desafío importante de sobrellevar, ya que han calculado que la mantención y atención de su hijo les representará un costo aproximado a los 900 mil pesos mensuales.

Sin embargo, con una esperanza y fortaleza que conmueve, señaló al despedirse: “Ahí veremos cómo organizamos nuestras vidas y cómo hacemos para obtener todos esos recursos”.

Preparación de juicio oral



Ayer en el Juzgado de Puerto Natales, el defensor del imputado Miguel Delgado Velásquez, abogado Juan Carlos Rebolledo, solicitó al juez Jorge Lavin Saint- Pierre que se postergue la realización de la audiencia de preparación de juicio oral que estaba programada para las 12 horas porque la Fiscalía no le había entregado toda la información de la investigación realizada contra su representado, por lo que no podía preparar de buena forma su defensa.

Lo anterior fue rechazado por el fiscal Eugenio Campos, iniciándose un debate que se prolongó hasta casi las 14 horas, determinando el magistrado que se entregue los antecedentes de la investigación a la defensa y determinó un nuevo día y hora para la preparación del juicio oral, audiencia que se efectuará el martes 17 de abril a las 11,30 horas, donde no asistirán los acusados en esta causa.

Por esta agresión ocurrida en la madrugada del 8 de julio del año 2017 la Fiscalía, en su acusación, solicitó por el delito de homicidio frustrado cometido contra Gonzalo Muñoz del Campo la pena de 10 años de cárcel para los acusados Miguel Antonio Delgado Velásquez, Pedro Alejandro Loncuante Loncuante y Sebastián Alejandro Cáceres Alonso. Por el delito de lesiones graves cometido contra Sady Galindo Soto la pena de dos años de cárcel contra los acusados Sebastián Alejandro Cáceres Alonso y Miguel Delgado Velásquez y por el delito de lesiones menos graves cometidas contra la víctima Víctor Hernández Saldivia la pena de 300 días de cárcel contra el acusado Miguel Delgado Velásquez.

Para comprobar la participación de los acusados en este hecho, la Fiscalía cuenta con 60 testigos, por lo que el juicio oral contra los tres imputados se podría prolongar hasta por una semana.

La Prensa Austral