Dos ciudadanos colombianos lideraban la red de narcotráfico desbaratada este miércoles por la PDI en la ciudad de Puerto Natales y que dejó como balance la detención de 15 personas, el decomiso de 6 kilos de droga y la incautación de seis vehículos, dinero y 83 cartuchos de calibre 22.

El fiscal a cargo Cristián Muñoz formalizó investigación por los delitos de asociación ilícita, tráfico de drogas, cultivo y porte de municiones.

Durante la audiencia judicial, el representante del Ministerio Público identificó a los cabecillas de la organización como los ciudadanos colombianos José Palomeque Andrade, alias “Pepe”, y Elier Zuluaga Gallo, el “Pepo”. Estos eran socios, dueños y proveedores de las sustancias ilícitas internadas en la ciudad de Puerto Natales, encargándose también de la gestión financiera, recaudación del dinero y las instrucciones de cómo dosificar y abultar la droga.

En la cadena interna de la banda, Jhan Hurtado y Andrés Alvarez Ríos tenían la tarea de recibir a los correos humanos o “mulas” que arribaban con la droga a la ciudad. Luego se distribuían las sustancias ilícitas entre individuos de menor jerarquía o “dealers” para su venta y comercialización.

La organización criminal con personas responsables de la cobertura y protección, a cargo de Fabián Quintero, quien facilitaba su cuenta Rut para que Palomeque recibiera los pagos. Este lo acompañaba, también, en labores de protección y seguridad.

Más abajo, surge el nombre de Claudio Vera, quien prestaba apoyo logístico de vehículos y gestionaba los tickets aéreos para algunos de los proveedores o para los correos humanos.

En relación al acopio y distribución de la mercancía ilícita, esta misión recaía en Danilo Garrido y Ana Barraza, quienes facilitaban sus domicilios como lugar de acopio y, en algunas ocasiones, también de distribución.

Venta al menudeo

Más abajo en la cadena, asoman las personas responsables de la venta al menudeo, Francisca Díaz, Nicolás Tapia, Bryan Balcázar y Nataly Muñoz, quienes, luego de la comercialización de la droga en bajas cantidades, debían depositar el dinero de las ventas a las distintas cuentas que para esos efectos designaba Palomeque Andrade.

Enseguida, se ubicaba Pablo Villena, quien transportó e internó droga a la región en diversas oportunidades, coordinándose con Palomeque para esos efectos.

Javiera Uribe y Nicole Garcés, parejas de Tapia y Alvarez, prestaban colaboración cada cierto tiempo, en el actuar ilícito de ellos, realizando la captación de clientes y venta de droga.

Durante la audiencia, el fiscal Cristián Muñoz hizo un minucioso y detallado recuento del operativo antidrogas realizado en los diversos domicilios allanados en Natales y Santiago. Es el caso del inmueble de calle Sarmiento, en Natales, donde incautaron casi tres kilos de Cannabis sativa en bloques y, aproximadamente, 1 kilo y 900 gramos de clorhidrato de cocaína. Enseguida se detalló la detención de Andrés Alvarez Ríos, a quien se le hallaron 80 cartuchos sin percutir calibre 22 y un cargador de pistola metálico color negro y una balanza digital más una bolsa transparente con siete comprimidos de metamfetamina.

El fiscal describió la incautación de droga en un domicilio de la ciudad de Santiago, de los imputados Elier Zuluaga Gallo y José Palomeque, de casi un kilo de Cannabis sativa, al igual que pasaportes, teléfonos celulares y balanzas digitales, entre otros elementos.

Se incluye, también, en el detalle, la incautación de 6 vehículos de propiedad de los imputados y utilizados en la distribución y comercialización de las sustancias.

Abogada defensora 

La abogada defensora María Fernanda Benavides, quien consiguió la libertad de tres de las cinco mujeres imputadas en esta causa (dos de ellas quedaron sólo con arresto domiciliario nocturno, en vez del arresto domiciliario total que postulaba la Fiscalìa), manifestó que a diferencia de lo que planteó la Fiscalía, sus representadas tuvieron una baja participación en ventas al menudeo y colaboración y sin mucho conocimiento de pertenecer a una banda delictual.

Por otra parte, subrayó que a contar del 10 de marzo se ha decretado secreto de la investigación por un plazo de 60 días, lo que ha dificultado y complicará acceder al contenido de la causa penal.

Asimismo, puntualizó que se encuentran dentro del plazo de 5 días para interponer un recurso de apelación y, de este modo, lograr la libertad de las otras dos mujeres sometidas a prisión.

Quedaron libres con arraigo regional y reclusión nocturna, Javiera Uribe, Nicole Garcés, Ana Barraza y Nicolás Tapia.

Persecución penal

El fiscal a cargo reiteró que se trata de una banda delictual transnacional, con una estructura y funciones definidas, liderada por dos colombianos, señalando que el Tribunal fijó un plazo de seis meses para la investigación y que el objetivo es llegar al juicio oral y obtener la condena de todos los implicados.