Tras la capacitación recibida por un grupo de funcionarios municipales el pasado 10 de julio de 2018, el alcalde de la comuna junto al asesor jurídico, el Director de Recursos Humanos y un representante del gremio de los funcionarios municipales, entregaron y presentaron a la Contraloría General de la República el Código de Ética de la Municipalidad de Natales. 

Junto a la Municipalidad de Natales, otros 16 municipios del país fueron elegidos por la Contraloría para suscribirse al convenio de colaboración con la Alianza Anticorrupción de la Convención de las Naciones Unidas (UNCAC), para presentar cada uno su Código de Ética.

La máxima autoridad comunal recalcó que como municipalidad fueron elegidos entre los 345 municipios del país para generar este código. “Hoy día la Contraloría General ha reconocido en la municipalidad de Puerto Natales un trabajo transparente, un trabajo que  se hace de la mano con los funcionarios  y que  finalmente, entrega un objetivo claro de trabajo con nuestra comunidad”, indicó Fernando Paredes Mansilla.

Además, el edil subrayó la importancia de participar en estos convenios  y destacó que como Municipalidad de Natales se han comprometido a trabajar un código de ética que permita entregar un mejor servicio a todos los habitantes de Puerto Natales.

En la ceremonia de lanzamiento, los representantes municipales dieron a conocer el documento realizado por los funcionarios municipales, los cuales participaron mediante una encuesta online y entrevista personal. 

La Contraloría General ha tenido un rol activo en promover e impulsar la elaboración de códigos de ética en diversos municipios del país junto con otras herramientas para promover la probidad y combatir la corrupción. En ese sentido, el jefe de la División Jurídica de la CGR, Camilo Mirosevic, destacó el trabajo colaborativo que se ha realizado con los municipios a través de la firma de convenios de apoyo al cumplimiento y de control previo de juridicidad.

El director del Servicio Civil, Alejandro Weber, explicó que “como Servicio queremos promover una cultura ética en el Estado y, por eso, orientamos a las entidades públicas para que diseñen sus propios sistemas de integridad. Esta es una forma activa de luchar contra la corrupción, porque voluntariamente y en forma participativa, las instituciones están construyendo códigos de ética y generando instrumentos para transparentar su gestión”.