En el transcurso de marzo próximo se espera el resultado del sumario ordenado por el Servicio de Salud Magallanes para determinar las responsabilidades en el fallecimiento del pequeño de 8 meses Diego Ignacio Torres Pérez, ocurrido el 15 de julio del año pasado.

El representante del Servicio de Salud Magallanes, Luis Vergara, informó que el mencionado sumario se estaba desarrollando, sin embargo había sufrido un atraso porque el funcionario que lo tenía a su cargo renunció, por lo que asumió la investigación un nuevo fiscal, quien “está retomando ese sumario y está en proceso de término. Alrededor de 30 días más debiera estar listo”.

Agregó sobre el lamentable hecho que “estas cosas a veces nunca se superan pero sí permiten corregir los errores que pudieran existir o, eventualmente, las situaciones que se dan, y el hospital está en ese proceso, en el proceso de corrección, de adoptar las medidas necesarias para poder evitar que cualquier cosa de este tipo se vuelva a repetir, ese es nuestro objetivo”.

En su momento la ex subsecretaria de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud, Gloria Burgos, llegó hasta Puerto Natales a reunirse con los funcionarios donde informó que el mencionado sumario iba a estar concluido a fines de agosto del año pasado.

En la oportunidad expresó que “la primera impresión es que lo que aquí falló profundamente es que no se tenía procedimientos para casos graves, porque el hospital nació y creció en un nivel de baja complejidad, y por lo tanto todos sus procedimientos era para eso”.

Por otra parte en los próximos días debiera concretarse la exhumación de los restos del pequeño, ordenado por el Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Natales, para la realización de pericias por parte del Servicio Médico Legal para determinar la causa basal de su muerte, la cual no se estableció en el certificado de defunción puesto que no se practicó la respectiva autopsia.

El pequeño falleció el domingo 15 de julio de 2018, en el Hospital Clínico de Magallanes tras sufrir un paro cardiorrespiratorio producto de un virus sincicial.

Los padres de Diego Ignacio interpusieron a mediados de septiembre del 2018 una querella criminal con el fin de determinar eventuales responsabilidades médicas en este caso por parte de quienes atendieron al pequeño entre el 9 al 15 de agosto en los hospitales Augusto Essmann de Puerto Natales y el Hospital Clínico de Punta Arenas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here