La voz inconfundible de Eliana Gómez, su buena dicción, su adecuado lenguaje, su análisis correcto y bien informado son características que se mantienen vigente para un público que continúa exigiendo y esperando de los medios radiales una compañía entretenida, con contenidos, y culta.

Pese a su edad, manifiesta sonriente que se mantiene tan vigente como hace 70 años cuando se inició en las comunicaciones. Su mente siempre despierta continua elaborando programas, muchos de ellos rescatando lo que fue la radiotelefonía de lujo con que contó Magallanes. Además, dijo, no quiere irse sin poder entregar su experiencia a las nuevas “camadas” de comunicadores. Sin duda tiene mucho que enseñar. Su paso por los más importantes medios de comunicación de la región, el país y el extranjero le han dado un conocimiento difícil de igualar.

Con orgullo dice que aun mantiene su voz, la misma que la llevó a Santiago, donde además de la animación incursionó en funciones más exigentes, como lo fue el radio teatro y la actuación. Tal fue su exitoso paso por este tipo de programas que fue llamada a realizar diferentes voces en canal 13.

Primeros pasos

Eliana Gómez Oyarzún, nació en Punta Arenas un 30 de junio de 1932. A los meses ya se encontraba en Santiago, luego en Ovalle y La Serena (su padre era funcionario de Tesorería). A los 6 años volvió a su tierra natal. Aunque era septiembre aun recuerda que debió “caminar por unos angostos pasillos formados por murallas de nieve”. También recuerda que “en esos años las ramadas se hacían en Río Seco, donde los militares y marinos se enfrascaban a golpes”.

Sus primeras letras las hizo con la destacada educadora Julia Guerra, de la Avenida España, donde las clases se hacían alrededor de una mesa y luego ingresó al Liceo de Niñas, Sara Braun, donde recuerda con cariño a “doña Soledad Bustos y doña Rosalía Montaña viuda de García”.

Sus dotes artísticos fueron descubiertos tempranamente, en lo que eran “las Sabatinas” un show en que la participan los diferentes cursos del colegio (cada uno debía presentar un numero). Eran los tiempos en que las radios eran la compañía de todos, de grandes y chicos. Con show artísticos en vivo. Ella junto a una amiga, por curiosidad, fue a una audición en la radio Austral (calle José Nogueira). Era un programa donde un personaje le hacía preguntas a los niños. Ella fue la que más levantó la mano y la que mejor respondió e incluso subió al escenario a recitar el poema “Reír Llorando” de Juan de Dios Peza. Por ello al salir del auditorio, el director radial Edmundo Omar Huesca le dijo “oye niña ven para acá. Declamas muy bonito. ¿Te gustaría trabajar en la radio recitando?”. Eliana Gómez reconoce que siempre “he sido muy parada en la hilacha, por lo que le preguntó -¿y cuánto pagan?”.

Fue así que a los 9 años recibió su primer sueldo, que su madre cobró y con ese dinero le abrió una cuenta en la Caja de Ahorro del Banco del Estado.

Tres años estuvo declamando los días lunes, miércoles y viernes, luego de clases.

Temprano matrimonio

A los 12 años fue a estudiar a Santiago a la Escuela Normal Nº1 Brígida Walker. En el internado recuerda que aprendió a fumar y también surgió el amor. Eran los tiempos en que la formalidad era parte de las costumbres. El incipiente amor se debió concretar en matrimonio. Muy joven asumió tal responsabilidad, que se acrecentó cuando nació Eliana Alicia Lemarchand Gómez, quien dejó de existir a los 7 días al nacer con un problema cardiaco. Al año siguiente nació Ivonne (la conocida cantante regional ya fallecida) y Marilianne Lemarchand. Junto a su esposo retornó a Punta Arenas. Pese a los esfuerzos finalmente el matrimonio no resultó. Pronto se vio sola con sus dos hijas y con la necesidad de hacer algo para mantenerlas. “No tenía necesidades económicas realmente porque conté siempre con el apoyo de mi madre María Oyarzún Gallardo y de mi querido hermano Washington Gómez Oyarzún”.

Ingreso a la radio

En Radio Austral (que la vio nacer en las comunicaciones) escuchó que se buscaba una voz femenina. La prueba fue recitar un poema y leer textos comerciales. De ahí directo al locutorio y ha comenzar a animar programas en vivo.

También se hacía radioteatro. Ella siempre inquieta y segura de sí misma, asumió también este desafío. Para ello contó con la compañía y el apoyo del director artístico de la radio, José Scarpa. Eran novelas románticas que tenían un público cautivo. Allí compartió micrófono y actuación con Vania Orloff y las hermanas Gloria y Elsa Díaz. También estaba Enrique Flores (el malo de la película) que incluso recibía amenazas por los papeles que hacia.

Son momentos que recuerda con cariño y orgullo. “Eran los tiempos que hasta hoy son recordados como los años de lujo de la radiotelefonía magallánica que hizo escuela a nivel nacional. Habían grandes locutores. Incluso llegaron profesores de la escuela de temporada de invierno de la Universidad de Chile a realizar clases a las que asistíamos casi hasta la medianoche”.

Buscando un mejor horizonte tanto en lo económico como en lo profesional decidió emigrar a la radio La Voz del Sur. La importante y recordada emisora. Su director era el mítico Antonio Benedicto. “Un hombre de mucho conocimiento radial. Un grande de las comunicaciones que no ha tenido el reconocimiento que le debe Magallanes. Aun recuerdo el micro espacio ‘El hombre de la calle’ donde reflexionaba sobre el Punta Arenas de aquel entonces”.

En La Voz del Sur hizo locución con Selmiro Salgado y trabajó junto con el locutor Daniel Ruiz quien también era el discotecario (encargado de la programación de la emisora) y las locutoras Adriana Perriere y María Hernández. “Eran tiempos en que no cualquiera se ponía frente a un micrófono. Eran muy exigente tanto en el lenguaje como en la dicción” recuerda.

También allí hizo radioteatro con Igna Colomé (una española que hacia como la primera actriz) trabajaban también Adriana Perriere, María Hernández, Olegario Gómez, Mario Rivas, Gerardo Cárdenas, Carlos Letelier y Osvaldo Wegmann Hansen.

Cuando la obra tenía mucho éxito se llevaba al teatro municipal. “Aunque hice el papel de mucama, puedo decir que hice una muy buena mucama”.

Sobre ese momento (año 63-66) “lo recuerdo con mucho cariño. Era mucho trabajo pero también se recibían muchas satisfacciones”.

En La Voz del Sur conoció a su segundo esposo el conocido locutor Jorge Antonio Silva. Desde ese momento se inició una amistad que terminó en un matrimonio que hasta hoy se mantiene. De ese matrimonio nacieron Lorena, Marcia y Jorge Silva Gómez.

Luego de ello llegó a radio Polar donde trabajó con Alfonso “Cocho” Cárcamo a quien recuerda con cariño y con quien hicieron por mucho tiempo un programa nocturno. También estaban María Velic y Gerardo Cárdenas, entre otros.

Incursión profesional en Santiago

Junto a su familia viajó a Santiago el año 1968, donde trabajó en radio Carrera animando un programa de lunes a viernes que se llamaba “Sorpresas y melodías”.

Sin embargo se destacó en el radio teatro donde tuvo el lujo de trabajar en radio Agricultura con Elba Gatica. Tuvo un destacado papel en el conocido radioteatro “La Tercera Oreja” junto a Joaquín Amichatis. En radio Minería actuó con Mireya Latorre, Soledad de los Ríos y Emilio Gaete. Su buen desempeño le permitió ser la protagonista de “Confidencias de un espejo” de la directora y libretista Christie Brands y “Lo que cuenta el viento” de Jorge Ferrer Santa María.

En todos ellos trabajó con el seudónimo de Eliana Silva (llevando el apellido de su esposo). Incluso trabajó en un capítulo de “El siniestro doctor Mortis” con Juan Marino Cabello.

En forma simultánea trabajó haciendo voces para el programa de Canal 13 de la Universidad Católica, “El Carromato” de Cristóbal Carmona.

Además realizó doblajes de películas para Chilefilms como “Largo Viaje” de Patricio Kaulen, quien recibió un importante premio en Alemania.

También hizo doblajes de voces infantiles, de brujas, de prostitutas y de veteranas que rezaban el Rosario.

Luego radio Portales comenzó un ciclo de radio teatros donde los actores eran exclusivos. Fueron 13 actores que actuaron en siete radioteatros, los que se iniciaban a las 15 horas y culminaban cerca de la medianoche.

Allí compartió con grandes artistas que recuerda con admiración y cariño como Ruth Torres, Tegualda Flores, Linda Grau, Teresa Berríos, Shenda Román, Rubén Unda, Mario Montilles y Omar López, entre otros.

En el año 1972 retornó a Punta Arenas donde su esposo Jorge Antonio Silva asumió como director gerente de radio Presidente Ibáñez. En esa misma emisora trabajó como locutora. Luego asumió como directora de radio Selecta FM de Ramón Utz sobre quien dijo que “es un hombre de radio con un enorme conocimiento”.

Llegada a Natales

En el año 1974 llegó a Puerto Natales donde Jorge Antonio Silva asumió como director gerente de radio Payne. En el año 1987 viajan a Buenos Aires donde se establecen por espacio de dos años, para retornar nuevamente a Puerto Natales a radio Payne.

En esta ciudad trabajó en radio Eva donde popularizó el micro espacio “Reflexiones” y en radio Natales.

Hoy totalmente vigente se encuentra en radio Payne y Natales donde tiene una cartera de clientes y donde realiza programas especiales como fue el último efectuado con motivo del Día de los Enamorados.

Tras esta extensa carrera manifestó que “me gustaría poder aportar para ayudar a mejorar elementos que trabajan hoy en radio y que no han recibido ninguna capacitación. Me siento aun con fuerza para ello”.

Agregó que “no es necesariamente verdad que todo tiempo pasado fue mejor, pero sin duda es una verdad cuando nos referimos a los locutores, porque tuvimos grandes profesionales en radio que lamentablemente poco a poco han ido desapareciendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here