Calificaron la decisión como una medida “arbitraria, abusiva y dictatorial”

La Unión Comunal de Juntas de Vecinos acordó rechazar la instalación de los nuevos medidores del consumo de electricidad domiciliario.

Lo anterior, tras un encuentro efectuado en la sede de la organización que contó con la participación de la senadora Carolina Goic y el gerente de Edelmag, Carlos Yáñez.

En el país, hasta principios de 2018, un 70% de los medidores y un 84 % de los empalmes eran de propiedad de los usuarios. Sobre este punto la presidenta de la Unión Comunal, Belén Davey, dijo que la Comisión Nacional de Energía definió que los futuros medidores y empalmes pasen a ser de propiedad de la compañía distribuidora de energía eléctrica y determinó que los nuevos medidores debían cumplir ciertos requisitos y compartir las mismas características en todo el territorio. Por su parte el Congreso aprobó la Ley Nº21.076 en enero de 2018, que estableció que medidores y empalmes pasarían a ser propiedad de las empresas.

La dirigente expresó que “el propio Estado está legalizando el monopolio del medidor y empalme en manos de las empresas distribuidoras, ampliando sus márgenes de negocios”.

Cerrada oposición

Indicó que como conclusión del encuentro vecinal determinaron que “la Unión Comunal de las Juntas de Vecinos de Natales nos oponemos categóricamente al cambio de medidor de consumo de energía eléctrica y nos oponemos de forma unánime a una intención de cambio de medidor de gas y de agua a futuro, ya que el mismo no genera ningún beneficio para nuestros vecinos y sólo siguen enriqueciendo a quienes han lucrado más de 36 años con los chilenos y chilenas”.

Añadió que “esta medida arbitraria, dictatorial e inconsulta es un nuevo abuso a los ciudadanos más vulnerables del país y a los adultos mayores”.