Una final que fue ganando en emoción y que mantuvo con el aliento contenido a un centenar de personas en Espacio Austral de Zona Franca. Así podría resumirse el duelo definitorio del Gran Prix Panamericano de Pool, que ayer tuvo su última jornada y con dos jugadores que brindaron una gran definición.

El argentino Sebastián Rodríguez, ubicado en el puesto 16 del ránking Panamericano, dio la sorpresa y venció al peruano Cristopher Tevez, tercero en el escalafón. El peruano había remontado un marcador adverso, de 8 a 5 y llegó a igualar a ocho partidas ganadas. El campeón sería aquel el que llegara a los nueve, por lo que el título pudo ser para cualquiera.

Al final, un pequeño error de Tevez brindó a Rodríguez la oportunidad de ser campeón y con sangre fría, terminó la partida, con suspenso, tras golpear la bola 9, la última y que entró a la buchaca casi en cámara lenta.

Un abrazo entre los dos rivales fue el gran cierre para este torneo, el primero de este tipo organizado en Punta Arenas y que fue llevado a cabo por el club KPMAI.

“Venía ganando con una ventaja a Cristopher, que es un gran jugador, tuve mejores saques de entrada, después él se recuperó y no me dejaba jugar; cada vez que entraba uno, ‘barría’ la mesa, pero como le decía, me tocó ganar a mí esta vez, en este nivel, le pudo tocar a cualquiera de los dos”, reconoció con humildad Rodríguez.

El campeón tiene 27 años y juega pool hace 11 años. “Es mi segundo Panamericano que gano, después del que tuvimos como equipos con mi compañero Ariel Casto, nos iremos el próximo año a Londres, Inglaterra a representar a Latinoamérica”.

Rodríguez destacó que el torneo “fue muy bien organizado, buen material, nos atendieron de la mejor manera y que ojalá se hagan más torneos así. Hubo mucho público, la presión siempre está, pero hay que estar mentalizado en jugar, porque un milímetro que falles te puede costar la partida”.

Tevez, en tanto, tomó con calma la derrota, consciente de que un pequeño detalle le impidió celebrar: “Frustración no, porque son partidas duras, la gente no llega a la final por simple casualidad, sino que van pasando etapas, grupos, ‘muerte súbita’; lo que sí, remonté una partida increíble, lastimosamente no pude llegar con la victoria, pero es una experiencia para una nueva oportunidad. Igual estoy contento, por la organización, las mesas, el torneo, el lugar, todo espectacular; me gustaría que Punta Arenas y Magallanes haga un torneo similar cada año”, concluyó Tevez, que sumó 27 puntos para el ranking.