A poco más de un mes de ocurrida la explosión que dejó gravemente herido al funcionario de Aduanas, Rubén Avalos Torres, las aguas al interior de este servicio público están lejos de aquietarse.

Los trabajadores están decididos a llegar hasta las últimas consecuencias, con el fin de que se haga justicia y se identifique a los responsables. Y lo remarcan en plural, porque suspender de sus funciones al director regional de Aduanas, Rodolfo Valenzuela, no es la arista que esperaban. El gremio tiene claro que son varios los que deben responder.

“Hay otros entes involucrados y personas responsables, como el subdirector Administrativo de Aduanas (Gustavo Poblete), que negó los recursos para hacer las mejoras que se necesitaban en la casa donde se produjo la explosión”, fueron las tajantes declaraciones del secretario regional de la Anfach, Claudio Alvaradejo.

Accidente

El 10 de septiembre, en una de las habitaciones que ocupan los funcionarios de Aduanas en el paso fronterizo Integración Austral (Monte Aymond), a 196 kilómetros de Punta Arenas, se desató la tragedia para Avalos, de 37 años de edad.

A las 7,30 de la mañana se dirigió al baño de la vivienda fiscal y bastó la chispa de un encendedor para que detonara una fuerte explosión, que alertó a otros colegas por la magnitud del estruendo.

El siniestro se
desencadenó por una fuga de gas, debido a una supuesta filtración desde unas cañerías en malas condiciones hacia las cámaras de
desagüe, mezclándose con el gas metano de las fosas sépticas.

La víctima quedó hospitalizada con cerca del 40 por ciento de su cuerpo quemado, y luego tuvo que ser evacuado a Santiago, en un avión ambulancia.

El tratamiento y recuperación es lento. Esto bien lo sabe la esposa y familiares directos que han estado al lado de Avalos, día y noche.

Fuera de riesgo vital

Karina Vargas Andrade, tesorera regional de Anfach (Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile), fue encomendada por sus colegas para mantener un contacto diario con la familia, y estar al tanto de la recuperación.

“Lo que puedo informar es que comenzó su rehabilitación (Avalos), porque el miércoles de la semana pasada fue declarado oficialmente fuera de riesgo vital y ahora partió con la rehabilitación, física y psicológica”. 

El colega, dijo, sigue internado en el Hospital Clínico de la Mutual de Seguridad, “porque si bien salió del riesgo vital continúa siendo un paciente de Uci”.

Responsables 

En su calidad de dirigente fue clara en solicitar que lo ocurrido se investigue a fondo. “Estamos claros de que esto no va a quedar acá, porque como gremio vamos a llegar hasta las últimas consecuencias, y somos de la idea de que todos los que tengan responsabilidad en lo que pasó cumplan con la formalidad que corresponde”.

Karina tiene absolutamente claro que si el director regional de Aduanas resulta responsable, no es el único, “porque hay otros involucrados, tanto del servicio como por fuera, porque la falta y distribución de presupuesto no depende directamente del jefe regional.

Alvaradejo

En cuanto a las responsabilidades del accidente, el secretario regional de la Anfach, Claudio Alvaradejo, dijo que hay tres líneas de acción: el sumario administrativo interno de Aduanas; la investigación que inició la Fiscalía, a raíz de la denuncia que presentó Carabineros. Y en tercer lugar la demanda civil que eventualmente podría presentar el propio afectado.

El dirigente aclaró que el director regional de Aduanas fue suspendido de sus funciones mientras dure la investigación interna, “pero nosotros entendemos que las responsabilidades finales no están sólo en Punta Arenas, sino que están radicadas en Valparaíso, y particularmente en quien tuvo la responsabilidad de no haber asignado los recursos que en su momento el Servicio de Aduanas solicitó para la reparación de estas fallas, y sin embargo fueron negados los dineros. Y esto tiene nombre y apellido y se llama subdirector administrativo de la Dirección Nacional de Aduanas (Gustavo Poblete)”.

Por lo mismo, Alvaradejo, que participó en varias reuniones, estando el gobernador provincial presente y gente que vino de Valparaíso, entre otros, señaló fuerte y claro, que “tienen que obtener los sellos verdes de las casas habitación de Aduanas, porque el 1 de noviembre parte la atención en frontera las 24 horas en Monte Aymond, y si nuestra casa no está habilitada, con sus correspondientes sellos, que se olviden de las 24 horas. Esto lo sabe la gobernación y espero que estén trabajando en esta demanda”.

Por su parte, denunció que el complejo fronterizo San Sebastián tiene problemas con el sistema eléctrico, “y tienen que arreglarlo porque nosotros no vamos a seguir así”.

Insistió Alvaradejo en que “si esto no tiene arreglo, no habrá atención de público las 24 horas en frontera”.