“Hemos cuidado la integridad y la consistencia del proceso”, sostuvo el vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH), Aldo Valle, luego de que se suspendiera la aplicación de la prueba de Historia, Geografía y de Ciencias Sociales a nivel nacional.

El rector Valle lamentó lo ocurrido y sostuvo que en virtud de resguardar la integridad y la confianza pública del sistema de admisión del CRUCH, una vez verificada la filtración desde el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) de la U. de Chile,  se tomó la decisión “para que, de acuerdo a una larga tradición, este sistema público de admisión dé garantía a todos quienes iban a dar la evaluación y querían tener un puntaje en igualdad de condiciones”.

El examen –para el que se habían inscrito más de 202 mil postulantes- debía rendirse desde las 14.30 horas de este martes 7 de enero. Sin embargo, la directora del DEMRE, Leonor Varas explicó que “durante la jornada recibimos la denuncia de la filtración de la prueba de Historia y Ciencias Sociales, y al verificar su veracidad, informamos al Consejo de Rectores quienes determinaron suspender la aplicación de la prueba. Anteriormente recibimos denuncias de posibles filtraciones de otras pruebas, lo que pudimos descartar luego de investigar los antecedentes”.

Varas agregó que “en una prueba de selección con tan altas consecuencias como es la PSU, los protocolos de cómo operar cuando ocurre una filtración son estrictos, lo que obliga inmediatamente a suspender la realización de ésta, iniciar una investigación y tomar todas las acciones legales correspondientes”.

Por su parte el rector Valle aseguró que “los ilícitos siempre pueden tener sujetos responsables, pero mientras no se tengan antecedentes que permitan imputar una participación, es irresponsable hacerlo. Lo que nos corresponde es recurrir a las instancias jurisdiccionales, a los órganos competentes para que aportando los antecedentes de que disponga el DEMRE, se puede hacer las investigaciones que corresponden”.

Asimismo, planteó que “este es un hecho grave que dará a lugar a investigaciones de carácter administrativo y de carácter jurídico penal, porque obviamente aquí hay perjuicios, daños y lesiones al patrimonio público, porque el financiamiento de este sistema de admisión tiene comprometidos recursos públicos y en consecuencia, es imprescindible que quede claro, ante la ciudadanía y los órganos del Estado, cuáles son esas responsabilidades”.

Continuidad del proceso de admisión 

Respecto a la jornada de este martes, la directora del DEMRE detalló que durante la mañana de este martes se suspendió la aplicación de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) de Matemática a 50 establecimientos, los que se sumaron a los 97 locales de aplicación en los que se tomó la misma medida en lunes pasado, cuando se rindieron la PSU de Lenguaje y Comunicación y la optativa de Ciencias.

En total, este proceso de admisión consideró la habilitación de un total 729 locales de aplicación en todo Chile, considerando establecimientos educacionales, centros penitenciarios y recintos del Servicio Nacional de Menores (SENAME). En tanto, se habían inscrito 297.437 para dar las pruebas.

Sobre la situación de los y las postulantes que no pudieron rendir alguna de las PSU, el rector Valle sostuvo que “vamos a hacer un esfuerzo para que -con medidas extraordinarias- estas personas puedan ejercer su derecho sin exponerse a la inseguridad y mucho menos a la desconfianza, incluso a la amenaza de que fueron objeto en muchos casos por parte de quienes llamaban o participaban de este boicot a la prueba”.

Respecto a qué cursos de acción se tomarán en estos casos, Valle sostuvo que “no tenemos fecha límite predeterminada (para reprogramar las evaluaciones) y lo vamos a hacer tras consolidar los datos de quienes efectivamente deben rendirlas. Pero la vamos entregar a más tardar este jueves 9 de enero, una vez que se apruebe el curso de acción que el Consejo de Rectores debe aprobar, de conformidad con la reglamentación del sistema de admisión”.

La autoridad del CRUCH aseguró que “queremos darle tranquilidad a las familias  y a quienes quisieron rendir estas pruebas y no pudieron por actos indebidos, injustos e ilícitos por parte de terceros, que incluso recurriendo a la violencia impidieron que estudiantes que querían ejercer un derecho no lo pudieron hacer”.