En estos meses de verano y con un clima inestable, que ha pasado del sol a la lluvia, los insectos proliferan. Normalmente uno está acostumbrado a las grandes moscas o a polillas gigantes en algunas noches calurosas, pero hay otras especies que están llamando la atención de los investigadores. El doctor en entomología, Eduardo Faúndez, destaca que hay una mayor presencia de la araña de rincón en Magallanes, así como de tijeretas y mosquitos.

“Desde 2017 ya constatamos la presencia de la araña de rincón en Magallanes, podríamos decir que se naturalizó. Ahora es poco común dentro de las casas, pero de vez en cuando nos siguen llegando. Siempre están dentro de las casas, lugares oscuros, detrás de muebles”, detalló Faúndez, que mencionó además que, “en los últimos días, por el calor, tenemos muchas consultas. Lo más común son las tijeretas, que no pican ni tienen glándulas de veneno, pero sí son bastante molestas al invadir la casa y meterse en la comida. Lo otro son las arañas domésticas, que es una especie común y que suele confundirse con las arañas de rincón, pero no es peligrosa para nada. Nosotros las distinguimos en laboratorio, porque hay que mirarlas al microscopio y contar los ojos. La araña de rincón tiene seis y la doméstica, ocho, pero a simple vista son bastante parecidas”.

El entomólogo despejó algunos mitos en torno a las arañas, a la hora de distinguirlas en el hogar. “La araña doméstica es más rápida que la araña de rincón; en el mundo hay 50 mil especies de arañas y la velocidad no sirve mucho. Ante la duda, hay que capturarlas, traerlas al Instituto de la Patagonia y les diremos qué especies son. En esta época recibimos muchos llamados y viene gente con los ejemplares. La recomendación ante una picadura lo primero es ir al médico y tratar de capturar lo que sea que haya picado, porque ahí se puede empezar a hacer una idea de lo que hay”.

Asimismo, Eduardo Faúndez advierte que si bien la picadura de la araña de rincón puede ser mortal, “el 3% puede serlo. No es que a uno lo muerdan y muere. Depende si la araña ha comido o no, porque ellas hacen la digestión con el veneno, entonces si no ha comido en varios días, tiene todo el veneno listo. Se puede combatir con aracnicidas y otros insecticidas. Es sólo de ciudad, en la zona norte se encuentran en el campo”.

En el Instituto de la Patagonia hay cerca de 11 mil insectos que son estudiados en el laboratorio, por lo que el entomólogo ya conoce muchas de las características que las distinguen. Por ejemplo, la araña de rincón puede provocar la muerte, mientras que la picadura de las “falsas viudas” puede causar mareos, náuseas, dolor de cabeza. 

Igual, Faúndez entregó algunos datos sorprendentes, como que el conocido como “chanchito de tierra”, de muchas patas que suele aparecer con la humedad, “no es ni insecto ni arácnido; es crustáceo, pariente de la centolla”, así como la presencia de avispas como la “chaqueta amarilla” o la avispa albañil, que es negra entera con alas naranjas y franjas blancas. También, que hay dos tipos de tijeretas en Magallanes, una de ellas nativa, que no se mete en las casas, a diferencia de la introducida. Pero sin dudas, un dato llamativo es que en el parque Torres del Paine hay alacranes o escorpiones.