Dos días estuvo cortada la calle Carlos Ibáñez, a un costado del cementerio Padre Pedro María Rossa, debido al levantamiento del pavimento, aparentemente por el aumento de temperaturas que se registró el fin de semana.

El sábado en la tarde se levantó el pavimento en el resalto plano instalado en el lugar para el control de la velocidad de los vehículos. Con el fin de evitar accidentes Carabineros controló el tránsito en un primer momento, para luego instalarse vallas que impidieron el paso por la calle. Ante ello, los automovilistas utilizaron las veredas y la ciclovía que hay en el lugar.

El lunes en la tarde se procedió a retirar el pavimento y cubrir el lugar afectado con material granulado, abriéndose, esta transitada arteria, al normal paso de vehículos.