Sin vida fueron encontrados los cuerpos de los amigos Mauricio Muñoz Godoy y José Alejandro Aguilar Maichil al interior del vehículo en que se trasladaban, el cual se habría precipitado accidentalmente a las aguas del canal Señoret en el sector del Terminal de Barcazas de Puerto Natales.

La última vez que ambos fueron vistos por sus familiares fue el sábado 20 de junio pasadas las 20 horas, cuando José Alejandro pasó a buscar a su amigo Mauricio Muñoz a su domicilio.

Desde ese momento se perdió todo contacto con ellos, lo que impulsó a sus familias a interponer denuncias por presunta desgracia en Carabineros y la PDI el lunes 22 y miércoles 24 respectivamente. Por su parte sus amigos recorrieron sin éxito durante todos éstos días la ciudad y sus inmediaciones con la esperanza de poder ubicarlos.

Al conocerse la noticia y difundirse los llamados a entregar antecedentes sobre su paradero, el supervisor de turno de la Empresa Portuaria Austral (administradora del terminal) revisó el viernes 26 de junio las cámaras de vigilancia del terminal de barcazas ubicado en la Costanera Pedro Montt a la altura de calle Diego Gallego.

Las imágenes mostraban que un vehículo Volkswagen, Gol, del año 2002, color burdeos, llegaba en la madrugada del domingo 21 de junio hasta el lugar, donde tras unos breves minutos desaparecía al deslizarse por la rampa.

Los antecedentes que entregaban las imágenes fueron informadas pasadas las 22,30 horas del vienes 26 de junio a la autoridad marítima, quienes traspasaron la información al Ministerio Público y a la PDI.

La Fiscalía ordenó que se resguardara el sitio del suceso y se trasladaran buzos tácticos de la Armada a Puerto Natales a realizar el peritaje subacuático con buzos peritos de la Gobernación Marítima de Punta Arenas.

El capitán de Puerto de Puerto Natales, Capitán de Corbeta Octavio Valenzuela, informó que el video mostró que el vehículo “se aproximó por la rampa Costanera, llegó hasta la planchada, que tiene una fuerte pendiente y lo más probable es que producto de la escarcha el vehículo se deslizó y se puede inferir por los videos y la imagen que el vehículo haya caído al agua”.

Los buzos de la Armada llegaron ayer aproximadamente a las 14 horas, ingresando rápidamente a las aguas y logrando ubicar el vehículo y los cuerpos que estaban en su interior en escasos minutos. La máquina se encontraba en el lecho del canal, alejada a no más de dos metros del cabezal y a unos tres metros de profundidad.

En el lugar estaba reunida una gran cantidad de personas y familiares de los dos jóvenes. El capitán Valenzuela en privado se reunió con los familiares a quienes les dio la trágica noticia, produciendo escenas de indescriptible dolor.

Los restos fueron retirados desde el interior del vehículo cerca de las 16 horas, los cuales se subieron a un bote zodiac, siendo trasladados por mar hasta el muelle Arturo Prat de la Armada, donde el personal de la PDI realizó el peritaje externo de los cuerpos.

El jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Punta Arenas, subprefecto Héctor Marín, informó que “el examen de los cuerpos establece que no presentan lesiones atribuibles a terceras personas y que ambos habrían fallecido a raíz de asfixia mecánica”.

Tras ello los restos fueron levantados por orden de la Fiscalía y trasladados al Servicio Médico Legal para la autopsia de rigor.

Pasadas las 17,30 horas utilizando un camión grúa se procedió a extraer desde las aguas del canal Señoret el vehículo para ser periciado por personal de la PDI para luego quedar en custodia por parte de la Armada.