«Apostando a que se olvide»

Por José Soto Vera
Director Opinión Sur Multimedios

Luego de que la Alcaldía de Natales, a través de su máximo representante, la Alcaldesa Antonieta Oyarzo, presentara una querella por diferentes delitos, entre ellos fraude al fisco y administración desleal, Paredes Mansilla responde como siempre, desligando a su persona de cualquier responsabilidad sobre los hechos que se le imputan.

No solo se detiene en esa actitud, si no que además, le envía consejos de administración a la actual Alcaldesa, diciendo que «ella fue electa para hacer crecer a Natales y no para perseguir a las personas», apostando con esto a que la gente crea que se hace mal en perseguir responsabilidades.

Dando unas vueltas por la prensa regional, José Fernando Paredes Mansilla hace referencia a las contrataciones que la nueva administración realizó a su llegada, tomando como ejemplo a la gente de comunicaciones, profesionales del rubro dicho sea de paso, que según él, le cuestan mucho más a las arcas municipales que lo que costaba en la administración anterior y quizá sea por que, dicho anteriormente, son profesionales, a diferencia de quienes estaban a cargo, en algún momento, de esa misma área, persona que llegó a ese puesto por haber sido un fiel colaborador campaña tras campaña y que en su momento, se cuestionó la suma obtenida por esta labor, encontrando que para poder cumplir con sus compromisos y no caer en «ilegalidades», se busco la manera de abultar sus honorarios en dos boletas… Legal? SI ! Moral? Depende de quien lo mire.

Cuestionó la contratación de la gente del Gabinete… Y aquí nos detenemos y decimos… Con que moral? Nadie puede olvidar la trama rebuscada, que aunque legal, dista de cualquier comportamiento de una persona con valores y ética, haciendo millonario a una persona de su más alta confianza, si, el mismo sr. Velásquez, quien fuera despedido y recontratado al día siguiente en el mismo puesto, para cumplir las mismas funciones pero con un sueldo mayor.

La lista de cosas como las descritas anteriormente es larga y muchas de ellas pasaron por contraloría, como el caso de la Compañía de Bomberos y el Gimnasio del CSD Natales, que por estos días tiene también en los caminos de la justicia a la sra. Ana Stumpfold por una infinidad de irregularidades avaladas por la administración anterior.

Los políticos en muchos países apuestan a la mala memoria de la gente, a que quien lo suceda, no se dedique a buscar si hubieron o no falencias en su administración, que ojalá agarren los documentos y los pierdan, que todo quede tranquilo para que luego, puedan ser portavoces de nuevos elementos de sus partidos, por que «si la gente no recuerda, la gente no cuestiona».

En lo personal creo que la nueva administración hace bien en transparentar lo que pasa en la Municipalidad, que se busque responsabilidades si se hicieron cosas, por decir algo, reñidas con la ley. No se pude seguir naturalizando que los políticos hagan y deshagan sin ningún tipo de responsabilidades en su actuar y que luego salgan dando cátedra de como se hace la pega.

Y bueno, antes de cerrar esta columna, quedé un poco descolocado al leer que al sr. Paredes Mansilla le pareció mal que, supuestamente, la sra. Antonieta habría realizado una campaña sucia en las elecciones pasadas… «Quizá volvió a apostar que nadie recuerda la reunión con uno de sus colaboradores en capital regional, donde, según un relato de una persona cercana a su mesa, tramaban como echar abajo la candidatura de Oyarzo buscando un abogado que presentara una querella por cualquier cosa».

Cierro diciendo que no tengo nada en contra o a favor de Paredes Mansilla o Antonieta Oyarzo, para mi son solo personas que una vez que asumen un cargo político de elección popular, se deben a esas personas, y a los que no los eligieron también, para llevar un actuar aferrados a lo que la Ley dicta. Ya basta de seguir aceptando «responsabilidades políticas» esas que no deshacen los errores y no reintegran los dineros.

Ahora, a esperar que la justicia prevalezca.