La Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó este jueves en su tercer trámite, por 142 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones, el proyecto de reforma constitucional que buscaba facilitar la suscripción de patrocinios y la declaración e inscripción de candidaturas independientes, con miras a la elección de los integrantes de la Convención Constitucional.

La iniciativa -que pasa a ley- reduce el número de firmas que se requieren para inscribir una candidatura y permite que el trámite se realice a través de una plataforma electrónica.

En lo fundamental, el proyecto rebaja el porcentaje de firmas que se requieren para respaldar e inscribir una candidatura independiente, y también facilita su inscripción a través de una plataforma digital del Servicio Electoral (Servel).

En tal sentido, plantea que “para inscribir sus candidaturas, los candidatos y candidatas independientes fuera de lista requerirán el patrocinio de un número de ciudadanos independientes igual o superior al 0,2 por ciento de los electores que hubiesen sufragado en el respectivo distrito electoral, en la anterior elección periódica de diputados”.

La reforma también permite la creación de listas de independientes, para lo cual se “requerirá el patrocinio de un número de ciudadanos independientes igual o superior al 0,5 por ciento de los electores que hubiesen sufragado en el respectivo distrito electoral en la anterior elección periódica de diputados”.

Los aspirantes independientes requerirán un mínimo de 300 ciudadanos independientes para patrocinar sus candidaturas y, en el caso de las listas, 500 patrocinios.

En el Senado, el senador Alejandro Guillier (independiente) defendió “la participación efectiva” de los no militantes en la Convención Constitucional y pidió a la clase política “no mirarlos como enemigos, como amenazas o como alguien que les va a disputar cuotas de poder”, pues en el proceso constituyente “está toda la sociedad involucrada”.

“La participación efectiva de los independientes le puede dar una legitimidad de otro tipo: mientras más masivo y participativo, más legítimo y más gobernabilidad vamos a tener. Eso de que no se mezclen, como decía un colega, no es un problema que tengan que decidir los parlamentarios, sino que los miembros de las listas”, afirmó el ex candidato presidencial. 

Sin pactos

El texto aprobado debía ser votado con celeridad, debido a que el plazo para inscribir las candidaturas vence el 11 de enero de 2021. Su último trámite, en la Sala de la Cámara Baja, fue rápido, tras la aprobación, esta mañana, en el Senado.

En definitiva, quedaron rechazados los pactos de los independientes con partidos políticos y los pactos entre listas de no militantes.

“No vamos a hablar más sobre eso, así salió de la Cámara de Diputados y nos hemos hecho la idea de que no se van a permitir los pactos”, dijo el director ejecutivo de América Solidaria y miembro del grupo Independientes No Neutrales, Benito Baranda.

“Lo que queremos ahora es trabajar para fortalecer a los independientes. Ojalá que para la elección no concurran sólo el 53 o 57 por ciento de los chilenos, sino que, ojalá, un 70 o un 80 por ciento; que muchos y muchas sientan que los independientes pueden llevar su opinión a la Convención”, afirmó el psicólogo y ex director del Hogar de Cristo.

“Estoy muy contenta de que finalmente tengamos ley”, valoró la periodista Patricia Politzer, candidata a convencional.

Entre las modificaciones aprobadas antes del despacho figura también la que permite que se aplique la misma disposición validada para la paridad, en cuanto al número de candidatos independientes que se pueden presentar en las listas en cada distrito.