Durante la pandemia una de las principales preocupaciones de los propietarios de segundas viviendas ha sido la soledad en la que han quedado sus propiedades y las posibilidades de que éstas sean víctimas de la delincuencia. Cuando la crisis sanitaria se encontraba en su peak, de hecho, Carabineros dio cuenta de dicha situación y elaboró un informe en el cual se advirtió que el robo en segundas viviendas había aumentado un 171%. Dicho documento, elaborado en julio, se llevó a cabo a partir de datos de las comunas de Santo Domingo y San Antonio. 

Con el regreso de la Fase 2 a la Región Metropolitana y la incertidumbre acerca de cuándo se podrán volver a realizar viajes interregionales, muchas de las segundas viviendas vuelven a perder la frecuencia con la que eran visitadas. Dicha situación alarma a los propietarios, que se ven impedidos de llevar a cabo una vigilancia que les de la seguridad de que sus segundas viviendas no hayan sido vulneradas.

Existen, sin embargo, algunas recomendaciones que, una vez que se puedan implementar, pueden ayudar a disminuir considerablemente las posibilidades de sufrir este tipo de ilícitos cuando la segunda vivienda quede sin moradores. 

Según explica Felipe Rojas, gerente de marketing de ADT, hoy existen plataformas tecnológicas de control que se pueden incorporar en este tipo de propiedades. “Es posible instalar, por ejemplo, sistemas de video que queden conectados al celular, de ese modo se puede estar siempre al tanto de lo que está sucediendo”, asegura. 

Otra de las innovaciones tecnológicas que pueden ayudar a combatir este tipo de delitos es el control de luces. Según sostiene Rojas “al encender las luces a determinadas horas, podemos hacer que la vivienda parezca habitada, lo que sin duda actuara como elemento disuasivo en caso de que alguien quiera entrar a robar”. 

Si bien son más comunes, las alarmas también juegan un rol importante a la hora de prevenir vulneraciones de viviendas. Rojas destaca que “hoy la tecnología permite que la alarma se pueda activar y desactivar desde los teléfonos. Además, en caso de que dicho dispositivo se active, se recibe una notificación, lo que permite actuar con la celeridad correspondiente”.

El ejecutivo de ADT además asegura que muchos de estos elementos son de fácil instalación e incluso pueden, a veces, adaptarse a dispositivos previamente instalados. 

Según explica, existen además otros factores que juegan un rol esencial al momento de evitar este tipo de ilícitos. “Es fundamental estar en contacto con los vecinos del sector para que puedan ayudar en caso de que vean movimientos sospechosos. Es importante, también, no dejar objetos de valor a la vista e intentar contactarse con la municipalidad del sector para que, en caso de que exista la posibilidad, pueda hacer rondas preventivas”.