La Barcaza LSM 90 “Elicura”, con cincuenta y dos años de servicio en la región y la segunda unidad más antigua de la Armada de Chile, juega un rol protagónico en la reparación y mantención de la señalización marítima de los canales australes y el Estrecho de Magallanes. 

Dependiente de la Tercera Zona Naval, esta Unidad incluye en su dotación, una partida de buzos especializados, quienes a lo largo del año, enfrentan climas extremos con el fin de mantener  y reparar faros, boyas, y señales marítimas  que sirven para salvaguardar la seguridad en la ruta de los navegantes en la Jurisdicción. 

Durante 18 días, la Barcaza realizó el mantenimiento de la señalización marítima y el apoyo logístico a lugares aislados en el área norte de la jurisdicción, comprendido entre el Faro San Pedro, Golfo de Penas y el Cabo Forward, en el Estrecho de Magallanes.   

Durante la comisión “se trabajó en más de 102 señales marítimas, entre ellas la reparación e instalación de señales electrónicas (AIS), que facilitan la seguridad de la navegación, ya que se pueden visualizar en las cartas electrónicas y en los radares”, explicó el Comandante de la Unidad, Capitán de Corbeta, Sebastián Palacios. 

Además, el Comandante manifestó que durante el trayecto se trabajó en el fondeo de dos boyas, en el sector del Bajo Virginia, en las cercanías de Puerto Natales y en otra, hacia el Canal Smith, que constituye una importante vía de navegación de la zona norte de la región de Magallanes.   

Otras de las tareas efectuadas por esta comisión fue el reaprovisionamiento de las Alcaldías de Mar de Paso Tortuoso, Faro San Pedro, Puerto Edén, Caleta Tortel, Faro Félix, Faro Fairway, y en Isla Guarello, donde se realizó apoyo logístico necesario para estos lugares.