Prepararse en infraestructura para la futura reapertura de la actividad turística fue el llamado que realizó la Cámara de Turismo de Ultima Esperanza, poniendo como ejemplo en esta materia la decisión tomada por Argentina en la provincia de Santa Cruz.

La presidenta de la entidad gremial, Pilar Irribarra, manifestó su satisfacción que otras regiones y comunas del país comiencen a tener mayor movilidad y que las personas puedan desplazarse en el territorio nacional entre comunas en Fase 3 y 4.

Como positivo calificó el deseo y la necesidad de viajar y el hecho que las personas vayan asumiendo mayores resguardos al momento de concretar sus viajes, y con ello mayor seguridad y confianza.

Ante el escenario actual de Magallanes y la tardía reapertura del sector turismo, la entidad augura una incipiente temporada estival y una moderada temporada baja para lo que, dijo Pilar Irribarra, es “imprescindible estar mucho más preparados y poner en prioridad la mejoras que se requieren en materia de infraestructura, especialmente en el aeropuerto de Natales para su operatividad en invierno”.

En el lado argentino, pensando en el desplazamiento binacional (patagónico), ya presentaron un proyecto para construir un nuevo recinto aduanero en el paso fronterizo Río Don Guillermo-Cancha Carrera, ubicado en el corredor binacional que une los parques nacional Los Glaciares y Torres del Paine. Este proyecto contempla además la pavimentación de los 7 kilómetros que separan la Ruta-40 con el paso internacional. Junto con lo anterior, en las comunicaciones sostenidas con los gremios de turismo de Argentina, fueron informados que se mantienen las gestiones tendientes a internacionalizar el aeropuerto del El Calafate, ya que si bien es un aeropuerto apto para aquello en la práctica no ha recibido vuelos internacionales aún.

Esto último se estaría materializando para fines de este 2020 con operaciones las 24 horas.

Por ello, Pilar Irribarra sostuvo que “este tipo de iniciativas de apoyo al sector benefician, promueven y potencian la actividad, generando sinergias entre El Calafate y Puerto Natales, lo cual es tremendamente positivo para la futura reapertura del turismo”.