Cartas al Director: «O’Higgins; Democracia y República»

Cuando O’Higgins ejerció el poder el concepto de democracia no tenía los mismos alcances que hoy en día, por lo que hay que situarse en dicha época para comprender los procesos que se vivieron.

Luego de Chacabuco en febrero de 1817, el pueblo de Santiago a través de un Cabildo Abierto, procedimiento entonces usado en la elección de autoridades, designó como Director Supremo a nuestro prócer, quien al asumir no recibió por parte de quienes fueron sus electores, ningún tipo de restricciones para ejercer el poder.

Fue el mismo a través de dos constituciones y la organización de los tres poderes independientes del Estado, quien dio sentido al ejercicio de la democracia en nuestro país, junto con propiciar su nacimiento como República.

Su visión republicana no era compartida por varios de los libertadores latinoamericanos, los que pretendían crear monarquías constitucionales en los países recientemente liberados.

Bernardo por el contrario, al ser presionado para que Chile adoptara dicha opción, manifestó textualmente: “Después de tantas batallas, de tan felices y gloriosos esfuerzos, antes deje el sol de alumbrarnos para siempre que el que se establezca en América un cetro, una corona”.

Hoy somos todos los chilenos responsables de mantener ese sueño republicano.

ANTONIO YAKCICH FURCHE
Presidente del instituto O’Higginiano de Rancagua