O´Higgins dejó como sabemos el poder el 28 de enero de 1823, no volviendo a ejercer cargos políticos, convencido que su tiempo como mandatario había pasado y que por tanto, su mayor contribución a la Patria era mantener su voluntario ostracismo.

Desde Lima y Montalbán donde tenía su hacienda, enviaba periódicamente cartas a Chile con innovadoras ideas destinadas al desarrollo del país, sin pedir que se le reconociera la autoría de ellas, pese a que habían nacido de su constante meditación, muchas de las cuales se implementaron con el correr del tiempo, como la toma de posesión y colonización del Estrecho de Magallanes.

Su prescindencia de lo público era tal, que cuando llegó a  sus manos un periódico bonaerense en que se mencionaba que pretendía invadir con ayuda de soldados colombianos Chile, respondió indignado al Presidente de Argentina de la época, en una carta fechada el Lima el 18 de septiembre de 1826, día de nuestro aniversario patrio, en la cual señalaba: “Si yo hubiera aceptado repetidas ofertas que me han hecho desde Chile, hace tiempo que estaría ocupando el sillón presidencial, no por medio de las bayonetas colombianas, sino por aquellas de esos valientes soldados a quienes tantas veces llevé a la victoria”.

ANTONIO YAKCICH FURCHE
Presidente del instituto O´Higginiano de Rancagua