Los más de 20 grados como promedio, además de la majestuosidad propia del paisaje, ha sido imán para los visitantes del Parque Nacional Torres del Paine.

Y aunque los más de 5 mil turistas registrados en enero y los 3.777 que han llegado en lo que va de febrero representan un 10% de lo que la “Octava Maravilla” recibe en un año normal, la cifra no deja de ser importante por lo que significa para la movilidad de una actividad fuertemente golpeada como lo es el turismo que, de alguna u otra forma, intenta dejar atrás los estertores que le ha dejado esta pandemia por Covid-19.

“¡Está espectacular! Ayer tuvimos 27 grados y hoy debemos andar por ahí”, señala el superintendente del parque, José Guillermo Linnebrink, quien no se sorprende por la cantidad de visitantes que se registran en lo que va del presente mes. “Está aumentando rápidamente. Sabíamos que se venía fuerte porque febrero presenta los días más atractivos, con la mejor temperatura, entonces la gente programa su visita en base al pronóstico”.

Junto con señalar que de los 3.777 ingresos el 98,64% corresponde a turistas nacionales y buena parte a visitantes de Punta Arenas que van por el día, sostiene que en esta temporada no todos los servicios están habilitados debido a la especial situación sanitaria. “Los servicios están al mínimo y no todas las concesiones están trabajando, algunas lo hacen de manera parcial y otros simplemente no están operando”.

En cuanto al acceso, Linnebrink señala que las restricciones son las mismas que se han establecido de manera general por la autoridad de Salud, salvo los fines de semana donde se necesita un permiso especial (por el Plan Paso a Paso) que es controlado por Carabineros.

El superintendente aprovechó de llamar a los visitantes no sólo a respetar las medidas de prevención por la emergencia sanitaria, también a tomar los resguardos necesarios en sus recorridos al interior del Paine. Señaló que hay mucha gente que llega al recinto por primera vez y comienza a recorrer los senderos sin considerar que algunos exigen un equipamiento adecuado. También recomendó adoptar la seguridad correspondiente a los conductores. De hecho, ayer cerca de las 15 horas se produjo un volcamiento que dejó a cuatro personas lesionadas y que obligó a activar los protocolos dispuestos para emergencias.

Movimiento en Natales

Para el presidente de la Asociación de Transportistas de Turismo de Ultima Esperanza, Claudio Mancilla, lo que hoy está ocurriendo con Torres del Paine es una importante señal de esperanza para toda la actividad que gira en torno al turismo. 

Advierte que en Puerto Natales ya se observa la presencia de turistas, “aunque no son los tradicionales extranjeros con mochilas. La mayoría son chilenos, en familia, con niños, pero esa presencia está permitiendo reactivar la ciudad, el Paine y el transporte. Es gratificante cuando los colegas manifiestan su alegría por volver al trabajo, y por ver que la apuesta por el turismo regional y nacional está dando buenos resultados”.

Mancilla destaca que los hoteles y lugares de alojamiento ya funcionan con más de la mitad de pasajeros y que el transporte comienza a regularizar sus frecuencias al Parque Nacional.