¿Entrará un nuevo Chile ahora con representatividad de las mayorías o seguimos en la misma de siempre ?

¿ Será el pueblo el que decida libremente o la elite burguesa la que continúe manejando los hilos de la sociedad chilena ?

Con los refrendos se le hace creer al pueblo que es parte activa en la toma de decisiones cosa que realmente en la práctica no es así.

Las consultas son un teatro bien montado con el telón de fondo de la “democracia”.

Tenemos que hablar así porque la democracia no existe , es solo algo nominativo.

El referéndum es una forma de acallar a los desplazados, abandonados, jóvenes, a los desposeídos , marginados. Las mayorías no sienten que el sistema les proteja. Todo es un mundo virtual.

Los sistemas judiciales, políticos , legislativos y económicos no se preocupan en la práctica de la gente.

Estos crean una serie de reglas de juego para ellos pero no para la gente.

La clase burguesa Chilena mira siempre a Europa en especial a Alemania , como ejemplo a imitar.

¿ Acaso Chile como cultura como país no puede crearse a sí mismo ?

¿ Acaso no puede , se ve incapaz de desarrollar un modelo propio ?

Porque en Europa las cosas ya no van tan bien.

Si piensan imitar un modelo que está ya en los estertores de la decadencia pues creo que no están bien encaminados.

El pueblo de Chile quiere cambios pero las transformaciones de hoy no van a llegar desde arriba sino desde abajo.

Es la gente, el pueblo el que tiene que reconstruirse, reconvertirse, fundar un nuevo modelo, repensar la sociedad y todo esto tiene que salir de cada uno de los actores participantes en la vida de ese pueblo.

El pueblo tiene que pensar , analizar que quiere , como quiere vivir y en que condiciones y dejar de dejarse engañar y someterse.

¿ Qué ocurrirá después de este 25 de Octubre ?

La gente irá a su casa a ver la televisión o comenzará a hacerse preguntas y a inquietarse por un cambio verdadero que salga del pueblo.

Chile está ante la descomposición de su clase política, el avance del narcotráfico, el creciente poder de las instituciones financieras y etc.

El reto de la gente es construir una sociedad querida al margen del sistema.

La gente tiene capacidad para ello y puede librarse de los depredadores.