Internet se ha convertido en una herramienta indispensable durante estos días, debido a la necesidad de trabajar, estudiar y entretenerse desde casa. Sin embargo, muchas veces las conexiones se ven sobre exigidas debido a la cantidad de integrantes de la familia utilizando la misma red.

Pareciera natural pensar que mientras más caro o más gigas tenga nuestro plan contratado, menos problemas tendremos para navegar. Sin embargo, aquello no es tan así. Sebastián Yoma, gerente de ciberseguridad de Arkavia Networks, explica que existen variados factores a considerar para escoger el plan de internet adecuado a nuestras necesidades, tales como “la velocidad de subida, la cantidad de usuarios simultáneos, el costo de instalación y el tipo de señal, entre otros”.

Lo cierto es que elegir un plan adecuado no es tan sencillo. Por eso desde Arkavia Networks nos entregan algunas recomendaciones para optar por la mejor opción.

1.     Definir cuál es la necesidad: Este es el primer paso para la contratación del servicio, ya que es importante tener claro qué actividades queremos realizar con nuestro plan. En caso de que sea para actividades sencillas, como entrar al correo electrónico y ver algún video en YouTube, bastará un plan básico.

En cambio, si lo que se requiere es reproducir videos en plataformas de streaming, jugar en línea, participar en videoconferencias y al mismo tiempo mantener distintos dispositivos conectados y en uso, se requiere de un plan mucho más potente y cuyo costo podría ser más elevado.

2.     Tomar en cuenta aspectos técnicos: La velocidad de internet (ancho de banda) es un aspecto a considerar sin duda. 2Mbps (cantidad de datos que pueden ser transmitidos en un segundo 2MB/s) son suficientes para realizar gran parte de las actividades propias de navegar en internet para una o dos personas como máximo. Otro punto importante es el límite de descarga de archivos que se pueden realizar, lo ideal son de 10 megas de velocidad, hacia arriba. Eso garantiza descargas rápidas y fluidas.  

3.     Valores y costos asociados: El precio es otro de los primeros factores a considerar, se debe tener claridad de cuanto se pagará mensualmente, costos asociados a la instalación, saber si los equipos necesarios para la conexión van incluidos o hay que pagarlos por separado. También es importante revisar las condiciones del contrato.

4. Inversión en Router o Enrutador: Definir comprar un router de mejor calidad puede parecer un gasto extra, sin embargo si compras uno que posea la opción de QoS (Quality of Service) podrás habilitar y dividir tus megas. Esto permitirá lograr estabilidad en tu internet.

Si bien, esta opción parece un poco técnica, en la guía de usuario encontraras la información para habilitar permisos y ejecutar de buena forma la instalación. 

5.     Cable, Fibra óptica o internet satelital y Móvil: Es importante destacar que cada forma de internet tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el cable está limitado por su forma física, además a mayor distancia tendrá menor estabilidad, sin embargo suele ser más económico que otros sistemas. 

El internet satelital posee la misma desventaja que el cable, al transmitirse mediante el aire suele ser más inestable, se ve afectado por el ambiente y su ancho de banda puede ser menor. La mayor ventaja que posee el internet satelital, es que puede llegar a cualquier lugar de la superficie terrestre.

El internet móvil, se ha vuelto muy conocido y ha ido evolucionando en conjunto con la tecnología móvil (Edge, 3G, 4G, 5G), también se transmite por ondas en el aire pero a diferencia de la conexión satelital, existen repetidores y amplificadores de los datos que comunicamos, lo que implica un mayor ancho de banda. Su mayor desventaja es que suele ser distribuida solo en áreas pobladas y su costo es mayor que otros sistemas de internet.

La fibra óptica es la que proporciona mayor ancho de banda y su transmisión es mediante la luz, así que no posee mayores limitaciones. Su desventaja tiene que ver con un costo más elevado y la falta de movilidad.