Colegios estarán obligados a abrir sus puertas y magisterio acusa presión indebida

La Superintendencia de Educación emitió un dictamen que obliga a todos los establecimientos educacionales a abrir sus puertas para que padres y apoderados puedan ejercer efectivamente su derecho a optar entre enviar a sus hijos a clases presenciales o mantenerlos en modalidad online.

La medida se materializa a propósito de la resistencia del Colegio de Profesores y algunos sostenedores a avanzar hacia la normalización de las clases, tras un año y medio de pandemia y pese a la mejoría de los indicadores epidemiológicos.

  • Los establecimientos que sigan rehusándose a la apertura de sus aulas se arriesgan a multas que pueden llegar hasta las mil UTM (poco más de $ 52 millones) y los apoderados que se encuentren ante este tipo de situaciones podrán hacer las denuncias respectivas.

“La voluntariedad del regreso presencial a las aulas es para las familias y no para los sostenedores, por lo que las escuelas y colegios deben estar abiertos para impartir clases presenciales para quienes así lo requieran”, enfatizó ayer el Superintendente Cristián O’Ryan.

Alertado del dictamen, el Presidente del Colegio de Profesores, Carlos Díaz, dijo que la medida representa “una presión absolutamente indebida”.

En tanto, la cofundadora del movimiento Escuelas Abiertas, María Teresa Romero, señaló que “teniendo al 100% de los profesores vacunados, lo más sensato es estar en la sala de clases”.