Por Javiera Trebilcock

De acuerdo a la última encuesta nacional del Medio Ambiente de 2020, el 32% de los chilenos considera que el principal problema medio ambiental que les afecta es la contaminación de aire. Esto no debe sorprendernos, ya que solo entre enero y diciembre de 2020 se registraron más de 350 episodios de mala calidad del aire en el sur de Chile y se cuantificaron 3.600 muertes prematuras causadas por la contaminación del aire. 

Una de las causas principales está en la suspensión de material particulado MP 2,5, generado por el uso de leña para la calefacción de hogares, estas con un tamaño menor a una fibra de cabello- ingresa al sistema respiratorio produciendo irritaciones y provocando diferentes enfermedades y muertes prematuras año tras año.

La pregunta es si nosotros, como ciudadanos, empresas e instituciones públicas, podemos generar un cambio que impacte en nuestro entorno. La respuesta, sin lugar a dudas, pasa por poner en práctica las orientaciones entregadas por Ministerio del Medio Ambiente y Energía, que – entre otras acciones- promueve el uso de tecnologías limpias y eficientes para calefaccionar.

En Eurofred hace 5 años trabajamos junto a SAESA en diferentes proyectos colaborativos que buscan impulsar el uso de calefacción eléctrica de alta eficiencia en el sur de Chile, con miras a entregar soluciones técnicas y económicamente viables para las familias. Es más, durante 2020 junto a la empresa, desarrollamos un plan piloto en 5 comunas del país que les entregó calefacción con energía limpia a 11 familias y que logró una reducción entre 18% y 22% en el gasto respecto del sistema que utilizaban anteriormente y un 100% de satisfacción de los usuarios respecto de temas como la limpieza, seguridad, facilidad de uso y comodidad.

Además de una clara convicción, contamos con la tecnología para generar el cambio. Por eso nos sentimos honrados de ser parte de este tipo de proyectos que han demostrado ser un gran aporte al bienestar integral de las familias chilenas. Estamos convencidos de que contaminar y calefaccionar son conceptos que no deberían convivir.

El futuro es ahora, pero no hay futuro si no actuamos con celeridad en el presente y nos hacemos responsables de implementar sistemas de climatización eficientes y limpios. Un sur de Chile sin contaminación es posible, si detenemos la quema indiscriminada de leña. Un sur en el que vivan personas con mejor salud y con mayor bienestar, en un ambiente de aire puro que deje intacta la belleza de nuestra tierra.