Por Alicia Stipicic – Concejal de Punta Arenas

La pandemia en actual desarrollo nos ha golpeado fuertemente, lamentando la partida de familiares y amigos, requiriendo esfuerzo y sobre todo adaptarnos a una nueva forma de vivir y resguardar la salud de nuestras familias y de todo la comunidad.

Hemos logrado dar pasos importantes, ya hemos dejado esa cuarentena que pareció eterna, pero la actual situación nos exige aún más estar pendientes y precavidos de las medidas de autocuidado para no volver a retroceder.

Es fundamental un trabajo mancomunado, resguardar nuestras actitudes y sobre todo a no relajarnos, respetar las restricciones que buscan precisamente la contención del avance del virus, lo cual parte por cada uno de nosotros y la responsabilidad que asumimos con la comunidad.

Muchos hemos sido testigos cercanos de los efectos de la pandemia, no tan solo en el triste deceso y pérdida de calidad de vida de quienes han padecido el virus, sino también el daño que ha afectado a los empleos y la capacidad de generación de desarrollo.

Es por eso que hoy tenemos una inmensa responsabilidad, de cada uno de nosotros depende mantener lo que hemos logrado y no retroceder, las medidas de autocuidado son por todos conocidas como lo son el lavado frecuente de manos, limpieza y desinfección de utensilios, uso de mascarillas y limpiezas o eliminación de estas, mantener distanciamiento físico y las reuniones.

Para todos ha sido difícil, pero de a poco hemos hecho parte de nuestro diario vivir estas medidas, no las perdamos en este momento decisivo y clave, el virus no ha desaparecido y la vacuna  no nos hace inmunes a los contagios, debemos proteger a quienes componen nuestra sociedad, debemos dar juntos esta batalla, para levantar nuevamente a Punta Arenas.