Columna de Opinión: «O’Higgins y su recuerdo en Punta Arenas»

Para todo aquel que ha nacido en estas australes tierras, la figura de Bernardo O´Higgins tiene una impronta especial en nuestra historia, no solo por haber pronunciado la palabra Magallanes en el momento de su muerte, sino que fundamentalmente, por ser quien impulsó decididamente en las postrimerías de su vida, la toma de posesión y colonización del territorio.

Por eso y por ser nuestro Padre de la Patria, se le recuerda en un hermoso monumento en la Plaza ubicada en la intersección de la Avenida Independencia con calle 21 de Mayo.

La obra fue realizada por el escultor José Caroca Laflor, nacido en Vallenar, quien ganó un concurso en 1952 lanzado por la Municipalidad para tales fines.

La plaza y el monumento son especiales, tanto por su hermosura, como por su simbolismo. En el conjunto hay un notable bajorrelieve que recuerda su muerte, mientras que los árboles existentes a su espalda enmarcan su figura en forma armónica, la que es representada de pie con el brazo extendido hacia el estrecho, como queriéndonos recordar que es éste, el origen y causa de la existencia del Puerto desde su fundación.

El General Bernardo O´Higgins Riquelme fue un hombre de espíritu visionario para su época e ideas libertarias. Reflejó en su vida y obras todo su patriotismo, expresado en plenitud en 1818, cuando estableció la nacionalidad chilena. Es  por esto que, al cumplirse 242 años desde su nacimiento en Chillán, el Ejército de Chile ha querido destacar y reconocer su figura y vasto legado, que pertenece a todos los chilenos.

“¡Vivir con honor o morir con gloria, el que sea valiente que siga mi marcha!, fue la consigna del General. Crear una República, el objetivo del libertador.

Entre sus principales obras se encuentran: la creación de la Escuela Militar y Escuela Naval; creación del Escudo de Transición, actual Bandera Nacional y primer Himno Nacional, instalación del alumbrado público, creación de la Academia de Música, abolición de los títulos de nobleza, establecimiento de la nacionalidad chilena, promulgación de la Constitución de 1818, la reapertura del Instituto Nacional, organización de la Expedición Libertadora al Perú, reapertura de la Biblioteca Nacional, introducción del sistema lancasteriano de educación, creación del paseo Alameda de las Delicias, creación del Cementerio General de Santiago, fundación del Liceo de La Serena, establecimiento del Tribunal Supremo de Justicia y promulgación de la Constitución de 1822.

El Padre de la Patria, durante su carrera militar, que vivió con valor, gallardía y entrega, demostró su genuino amor al país y espíritu americanista, el que reconocido al otorgársele los títulos de General del Ejército de la Gran Colombia, Brigadier de las Provincias Unidas del Río de la Plata y Gran Mariscal del Perú.

DIEGO BESA FARÍAS
Mayor Jefe de la Oficina de Comunicaciones y RRPP
V División Ejército