Con alivio se recibió en Puerto Natales el anuncio de la ampliación de la cuarentena para la ciudad de Punta Arenas, debido al temor que existe a nivel local que lleguen hasta la provincia de Ultima Esperanza personas contagiadas con Covid-19.

Durante la última semana los natalinos por redes sociales habían manifestado sus aprensiones sobre el levantamiento de la medida y habían expresado su satisfacción por la situación que se vive en la capital provincial, Puerto Natales, que presenta una baja cantidad de contagiados.

Lo anterior lo atribuían en parte al “aislamiento” en que se encuentra la ciudad. Recordemos que el 17 de marzo recién pasado se cerró el Parque Nacional Torres del Paine y, con ello, los flujos turísticos que llegaban hasta Puerto Natales. El viernes 27 de ese mismo mes Argentina cerró sus fronteras y los tres pasos fronterizos que conectan con la provincia de Ultima Esperanza. También a fines de marzo se suspendieron los vuelos regulares que aterrizaban en el aeródromo Teniente Gallardo. A lo que se sumó la suspensión de los viajes de los buses interprovinciales a contar del primero de abril. Ese mismo día, a las 22 horas, comenzó a regir para Punta Arenas la cuarentena total ante el incremento explosivo de casos de contagiados con coronavirus.

Las mencionadas medidas tomadas para resguardar la salud de la población permitieron que la ciudad de Puerto Natales se mantuviera “aislada”. Aunque ésta no sería la única causa, la ciudad muestra una escasa cantidad de personas contagiadas en especial al compararse con Punta Arenas que presenta el mayor porcentaje de casos en el país.

Por lo anterior, los habitantes natalinos se habían expresado libremente por redes sociales solicitando que se ampliara la cuarentena para la ciudad de Punta Arenas con el fin de evitar la propagación del Covid-19 en la región.

Responsabilidad personal

Consultado sobre este tema, el gobernador provincial Raúl Suazo manifestó que en algún momento se levantará la medida para la ciudad de Punta Arenas. Sin embargo -aclaró- seguirán funcionando las barreras sanitarias, que en el caso de Ultima Esperanza se encuentra operativa desde el pasado 23 de marzo en la Ruta Nueve a la altura de Casas Viejas. En el lugar existe presencia de personal de salud, militar y policial, que aplican al protocolo sanitario a todos los ocupantes de los vehículos particulares y de transporte que ingresa y salen de la provincia con el fin de prevenir posibles contagios.

Desde ese momento para traspasar la barrera se debe acreditar la residencia en la zona o que se concurre a realizar trabajos esenciales. Para quienes salen de la provincia se ha autorizado a quienes deben desplazarse por problemas de salud.

Raúl Suazo expresó que “seguiremos en la Ruta Nueve controlando los accesos mas allá que se levante la cuarentena o no. Hay una indicación presidencial que establece que las personas no se pueden desplazar a su segunda vivienda, ni pueden salir en plan de paseo o vacaciones”.

Fuerza mayor o causa justificada

Indicó que por ello las barreras serán traspasadas por quienes demuestren que deben viajar por fuerza mayor y por una causa justificada.

También se seguirá controlando a quienes salgan de la provincia. En ese aspecto efectuó un llamado a la responsabilidad de la ciudadanía. Sobre este punto dijo que “más allá que se levante la cuarentena, lo que en algún momento va a pasar, hay que esperar un tiempo prudente y ver si es necesario viajar a Punta Arenas. A nadie lo están obligando a ir al mall o a la Zona Franca o a visitar familiares. Esto último sabemos que es complejo, pero el ideal es evitar viajes innecesarios”.

Mañana Punta Arenas cumplirá cuatro semanas con cuarentena, medida que se extendió por siete días más.