Hace sólo unos días se dio inicio al año escolar, ello trae consigo un considerable aumento del tránsito vehicular, ya que una gran cantidad de estudiantes vuelve a circular por la ciudad y muchos otros son trasladados por sus padres en automóviles; no obstante, hay otros que por diversas razones no lo pueden hacer y optan por el furgón escolar como medio para trasladar a los niños hasta sus colegios.

En este contexto fue que se realizó la campaña Transporte Escolar Seguro 2020, una fiscalización de carácter nacional, que en este caso fue llevada a cabo por la 2da Comisaría de Puerto Natales. La actividad consistió principalmente en poder difundir en forma permanente el buen uso del transporte escolar y de esta manera lograr prevenir accidentes de tránsito que involucre este tipo de vehículos, de tal manera de otorgar mayor seguridad tanto a los niños como a sus padres.

Ante esta actividad de inspección, el Mayor de la 2da Comisaría de Puerto Natales, Francisco Painepán, habló sobre las principales áreas que aborda esta fiscalización, “esta inspección consta de una pauta en donde se analizan diferentes tópicos de seguridad tanto en el vehículo como en el conductor; fundamentalmente tiene que ver con elementos de seguridad como el cinturón, portar un extintor, entre otros artículos que son exigidos por la ley para el transporte de menores”, señaló.

Diferentes autoridades municipales y provinciales participaron de esta actividad, entre ellos el gobernador de la Provincia de Última Esperanza, Raúl Suazo, quien también tuvo palabras para referirse a este proceso, “los transportistas fueron convocados de manera voluntaria, y por lo mismo, agradecemos su presencia, ya que están acá con nosotros, se sometieron a la inspección y cuentan con el sello de Carabineros, que entrega mayor seguridad a los padres y apoderados. Además, quiero destacar que es primordial para la seguridad de nuestros niños el hecho de que los padres se hagan parte de este proceso y puedan monitorear que todo esté en orden”, comentó. 

Quienes pasaron exitosamente la fiscalización, recibieron un sello por parte de Carabineros, el cual se encuentra a la vista y determina que el vehículo cumple con la normativa, que el chofer está al día con su documentación y que se está al día con los estándares necesarios para transportar a los niños.

Aquellos conductores que se sometieron a este proceso, pasaron favorablemente la fiscalización y, por lo mismo, recibieron el sello en su vehículo. Además, desde Carabineros señalan que esta no será la única inspección que se llevará a cabo, sino que habrá más durante el año, entendiendo que la seguridad de los niños es una prioridad que se debe mantener en el tiempo.