Se les vino la insobornable Rutherford encima a mis generales /

saeta traspasando tanques,

justiciero torpedo /

Pero éstos y otros intocables de Chile /

desenfundan viejos trucos de impunidad /

que huelen a perro muerto, 

al más fétido pedo /

Es que milicos de rango de oro como éstos /

saben que Chile banca su Confort /

staff de abogados, test de próstata, 

la vaselina y el dedo /

En rigor operan desde el 73 como lo que son /

mafia pinochetista, virtualmente psicópatas, 

sin un asomo de miedo /

Y pese a que los ampara hoy el Tribunal Constitucional /

suprapoder que le mete a Chile entero otro dedo /

este país no olvidará jamás sus sagrados rostros y nombres /

santísimos robones de un país: 

milicos Juan Miguel Fuente-Alba y Humberto Patricio Oviedo /