Como Asociación Regional de Funcionarios de SernamEG rechazamos rotundamente los recortes que hoy está solicitando el Gobierno al Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género ante la actual emergencia sanitaria, los cuales en nuestra repartición se ha traducido en el ensañamiento con los trabajadores que hacen carne la política pública en los territorios y que contradictoriamente son quienes se encuentran en una situación de mayor precariedad dentro del Estado: los que se desempeñan a honorarios, y que a nivel nacional precipitará la desvinculación de casi 900 personas en 178 comunas del país, quienes además por su situación contractual, no tendrán acceso a ninguna ayuda que hasta el momento se han anunciado para enfrentar la crisis económica ocasionada por el Coronavirus.

Tal como hace unos días denunció nuestra Asociación Nacional, -ANFUSEM- lamentamos informar que en Magallanes la decisión unilateral de la Directora Nacional de SernamEG, Carolina Plaza Guzmán, de congelar el Programa 4 a 7 Mujer Trabaja Tranquila, afectará directamente la ejecución del programa en cuatro escuelas de la región; la relación laboral de tres madres trabajadoras en Puerto Natales – dos de ellas jefas de hogar-, y cinco trabajadores en Punta Arenas – cuatro jefas y jefes de hogar-, quienes se desempeñaban bajo un contrato a honorarios; perjudicando con esto a 200 niñas y niños y 150 mujeres jefas de hogar en ambas comunas. 

El argumento sostenido por la autoridad es que los niños y niñas están sin clases, sin embargo, si nos remitimos a los componentes del programa, estos implican no solo tareas de cuidado infantil integral y aporte afectivo e instructivo-pedagógico, sino también, apoyos transversales para la autonomía económica de las mujeres participantes, lo que se ha convertido estos días en: contención emocional, preparación de material didáctico a distancia, levantamiento de información social para eventual derivación a servicios sociales, y apoyo a otras tareas asociadas a la pandemia dentro de las municipalidades donde se desempeñan.

Desde Magallanes hacemos un urgente llamado a la Directora Nacional Carolina Plaza Guzmán, a que la decisión sobre estos recortes presupuestarios -que entendemos son ineludibles-, sea participativa y consultada con quienes somos los directos responsables de su ejecución, y fundamentalmente, que se hagan intentando producir el menor daño posible, y esto es claramente no afectando a quienes ya cuentan con contratos vigentes, en estos terribles tiempos de incertidumbre. Atendida la urgencia e importancia de estas decisiones, lo justo es analizar en forma consciente el presupuesto asignado y su proyección de ejecución anual, de manera de optar por los caminos de ahorro más adecuados -que los hay-, sin que sea el Estado quien precarice aún más la situación económica que viven actualmente los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, cuando en discordancia alzamos la voz para pedirle a privados el evitar las desvinculaciones en este escenario. 

También demandamos el pronunciamiento del Alcalde de la Ilustre Municipalidad de Natales, Fernando Paredes Mansilla, como ejecutor del programa en su comuna, y Presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, y lo instamos a que -como ya lo han efectuado otros ediles frente a la actual crisis- sea protagonista positivo y destrabe este conflicto, para detener la catástrofe que implicará dejar a 882 familias sin fuente de ingresos, y en la región, a mujeres sin una política pública fundamental, que busca apoyar y fomentar su autonomía económica.

Como ANFUSEM sostenemos que el verdadero compromiso político con una Agenda de Género, no se condice con la reducción de los equipos profesionales, ni con el aumento de la precarización de las prestaciones que se entregan a las mujeres de Chile, ni con desmantelar en un instante una política pública que ha hecho tanto bien a grupos de familias vulnerables de este país, dejando a trabajadores y trabajadoras en la más completa indefensión.