“Este es uno de los tantos rubros que ha estado cerrado desde hace muchos meses debido a la pandemia, pero de igual manera hay peluquerías que funcionan clandestinamente y se les debe dejar trabajar, ya que se pueden mantener los protocolos de higiene”, señaló el diputado independiente.

Bianchi menciona además que “no es solo algo estético”, explicando que la gente necesita de estos servicios y es por eso que siguen funcionando algunas peluquerías, aunque no esté permitido.

El parlamentario presentó un oficio solicitando las medidas correspondientes para que las peluqueras y peluqueros de la región puedan volver a retomar sus labores, manteniendo todas las precauciones necesarias para que esto no signifique ningún riesgo para la población.