Dirección de Educación Pública del MINEDUC acusó a Antonieta Oyarzo de “Notable Abandono de Deberes”

MEDIANTE OFICIO ENVIADO AL CONCEJO MUNICIPAL, SE INFORMO DE LAS IRREGULARIDADES COMETIDAS POR OYARZO ALVARADO

La Dirección de Educación Pública del Ministerio de Educación, informó al Consejo Municipal que la Alcaldesa Antonieta Oyarzo Alvarado, ha estado incumpliendo con lo requerido por la Autoridad Ministerial y que la falta que ha cometido, configura la causal de “Notable abandono de deberes”.

¿A que se expone la máxima autoridad municipal?

Según lo expone la ley:

Artículo 60.- El Alcalde cesará en su cargo en los siguientes casos:
c) Remoción por impedimento grave, por contravención de igual carácter a las normas sobre probidad administrativa, o notable abandono de sus deberes; (…)

Sin perjuicio de lo establecido en el artículo 51, se considerará que existe notable abandono de deberes cuando el alcalde o concejal transgrediere, inexcusablemente y de manera manifiesta o reiterada, las obligaciones que le imponen la Constitución y las demás normas que regulan el funcionamiento municipal; así como en aquellos casos en que una acción u omisión, que le sea imputable, cause grave detrimento al patrimonio de la municipalidad y afecte gravemente la actividad municipal destinada a dar satisfacción a las necesidades básicas de la comunidad local. Se entenderá, asimismo, que se configura un notable abandono de deberes cuando el alcalde, en forma reiterada, no pague íntegra y oportunamente las cotizaciones previsionales correspondientes a sus funcionarios o a trabajadores de los servicios traspasados en virtud de lo dispuesto en el decreto con fuerza de ley Nº 1-3.063, de 1979, del Ministerio del Interior, y de aquellos servicios incorporados a la gestión municipal. El alcalde siempre deberá velar por el cabal y oportuno pago de las cotizaciones previsionales de los funcionarios y trabajadores señalados precedentemente, y trimestralmente deberá rendir cuenta al concejo municipal del estado en que se encuentra el cumplimiento de dicha obligación.

Queda ver si el Concejo Municipal tomará las medidas correspondientes o se hará complice de esta gestión, que empieza a dejar en vista que la simpatía y las buenas intenciones no son suficientes para la buena administración de una Alcaldía.