El 90% de la información de tráfico se recibe por la vista

Según cifras entregadas por la Conaset y Carabineros de Chile, en el año 2021 durante el horario nocturno fallecieron 943 personas en accidentes de tránsito.

Si bien conducir implica un alto grado de concentración, tener una correcta visión al volante es imprescindible, ya que el 90% de la información de tráfico se recibe de forma visual, específicamente por la sensación luminosa, la agudeza visual y la capacidad de reconocer los colores, procesos que por la noche se ven afectados debido a que la vista y el cerebro se someten a un mayor esfuerzo para actuar con rapidez y eficacia ante los imprevistos. También se suman otros factores que ponen en riesgo la seguridad al volante, como el molesto deslumbramiento, las luces de las calles o el reflejo de los automóviles que vienen en sentido contrario, transformándose en un verdadero desafío para los conductores. 

Según cifras entregadas por la Conaset y Carabineros de Chile, en el año 2021 durante el horario nocturno fallecieron 943 personas en accidentes de tránsito. En este contexto, esta cifra equivale al 56,1% de los fallecidos del año, dato que evidencia los riesgos que existen a la hora de circular durante el horario de menos luz ya que, entre otros puntos, se disminuye la percepción visual y el campo de visión.

“De noche la agudeza visual se reduce hasta en un 70% y el sentido de la profundidad es 7 veces menos eficaz, a lo que se suma la llamada miopía nocturna, que implica que de noche y con baja iluminación, funciona más la retina periférica que la retina central, debido a la dilatación de las pupilas, por lo que todos los conductores sufren pequeños cambios refractivos” comenta Pablo Musa oftalmólogo de Red Salud UC Christus y explica que esto ocurre porque cuando hay menos luz, se activa de forma automática la acomodación o enfoque del ojo para intentar visualizar los detalles, la cual hace que el enfoque apunte a una distancia equivocada. 

El arquitecto y conductor de televisión, Federico Sánchez, es usuario de ZEISS Drivesafe: “Me declaro un absoluto fanático de los autos y de los anteojos, tengo más de 40 pares. Me he hecho anteojos en ópticas de diferentes lugares del mundo y nunca había tenido un par de anteojos que se acomodaran tan bien a la conducción. Funcionan increíble durante todo el día pero en la hora más incómoda, cuando comienza a oscurecer son impactantes, reducen esos molestos deslumbramientos y te cambian la experiencia de manejo, ya que mejora las condiciones de luz según el tamaño de las pupilas, por lo que son 100% personalizados.”

En este contexto, Matías Schomburgk, CEO de ZEISS VISION CENTER, centro de experiencia óptica de procedencia alemana, explica que la innovación y tecnología en óptica de precisión es un buen aliado para la seguridad de los conductores. “Los anteojos pueden ser el mejor elemento de seguridad al momento de conducir. Los lentes con tecnología ZEISS DriveSafe tienen 3 importantes características que reducen el estrés visual al volante: un tratamiento antirreflejante premium que mejora los contrastes en condiciones de baja luminosidad, su diseño de tallado con tecnología Luminance Design (LDT) que tiene en cuenta el tamaño de la pupila en condiciones mesópicas, reduciendo los deslumbramientos y Dynamic Optics, que mejora el cambio de enfoque constante entre los espejos, la calle, el tablero y el GPS en lentes monofocales y progresivas. Todo lo anterior en lentes completamente transparentes, perfectos también para su uso cotidiano en prácticamente cualquier actividad.” En este sentido, y en palabras simples, sus características entregan mayor calidad visual cuando se conduce con poca luz, mejorando la percepción del contraste y la visibilidad en condiciones meteorológicas no favorables.