El Parque Karukinka, destinado a la conservación y ciencia, abre sus puertas desde el 20 de Octubre

La vocación del Parque Karukinka es la conservación de sus bosques, turberas, flora y fauna. Un laboratorio abierto a la ciencia, que administra desde 2004 WCS Chile y que considera la apertura de sus puertas durante algunos meses del año, para que la comunidad magallánica, chilena y extranjera, puedan visitar sus bosques prístinos y sus grandes reservas de turberas. 

En el lugar habitan saludables poblaciones de cóndores y guanacos y se alzan senderos de bosques catedrales primarios, de coigües, canelos y lengas. En sus cielos sobrevuelan una gran cantidad de especies, como bandurrias, carpinteros, churrines y cachañas. Y aunque todo lo que ofrece el parque en cuanto a naturaleza, es suntuoso, sus instalaciones no cuentan con grandes lujos. Sí es posible pernoctar, pero se debe considerar llevar toda la implementación necesaria para hacerlo. El parque cuenta con espacios para carpas, algunos domos no equipados y un quincho donde es posible cocinar. 

“La idea es que sea un lugar disfrutado por todos, pero especialmente por los magallánicos. Este parque es parte de Tierra del Fuego, por lo tanto, es parte del patrimonio regional. Como nuestro enfoque es la conservación, para nosotros, lo más importante es el cuidado del lugar. Entonces, queremos que nos visiten, pero de manera ordenada, con un mínimo impacto y tomando todas las precauciones para no dañar los ecosistemas. Eso se traduce en cuidar mucho la gestión de residuos y la prohibición de prender fuego en cualquier lugar el parque”, comentó Melissa Carmody, directora del Parque Karukinka. 

Situado a 260 kilómetros de Porvenir, el parque cuenta con cuatro senderos diseñados e implementados por el equipo de guardaparques, todos cercanos a las instalaciones, y que permiten internarse en el corazón de Karukinka. En el lugar también es posible realizar actividades como mountain bike y pesca deportiva, siempre que se cuente con la licencia otorgada por Sernapesca. 

La creación del Parque Karukinka marca el inicio del trabajo en Chile de WCS

En 2004, gracias a la donación de casi 300.000 hectáreas que se transformaron en el Parque Karukinka, se formalizó el programa de WCS Chile. Hoy, la ONG de conservación está presente en Magallanes, con un fuerte trabajo a través de su equipo local, donde se vincula con las comunidades para buscar estrategias de coexistencia entre las actividades humanas y la biodiversidad, para mantener la salud de los ecosistemas y, en consecuencia, el bienestar de las generaciones actuales y futuras.

Guardaparques voluntarios al servicio de la conservación  

El Parque Karukinka cuenta con9 guardaparques permanentes, además de su administrador. Durante la temporada primavera-verano el grupo crece considerablemente, gracias a un grupo de voluntarios que se suma a las tareas propias del parque, que incluye el monitoreo y seguimientos de especies. 

El parque se mantendrá abierto a la comunidad desde el 20 de octubre, con un horario que se extiende desde las 09.00 a las 18.00 horas. Las consultas y reservas se pueden realizar en visitaskarukinka@gmail.com.