“Sí, aquí en Natales, porque no podemos salir”, responde el alcalde Fernando Paredes Mansilla. Una sonrisa, el saludo de rigor y a tierra derecha.

El límite de reelección es la consulta, que encuentra una respuesta directa del jefe comunal: “Va en la línea de la sintonía con la comunidad. Claramente, positivo”. Luego acota que “la comunidad estaba observando, y esperando, y era necesaria una señal en cuanto a que las reelecciones tengan un tope”.

– Dos periodos en el caso de los alcaldes, ¿le parece suficiente?

– “Dos o tres son suficientes para dibujar una gestión de desarrollo. Pero es una opinión, una convicción personal, por eso hace un año comuniqué que no me repostularía”.

– ¿Sorprendido por la decisión en cuanto a alcalde y concejales?

– “Sí, porque lo que estaba puesto sobre la mesa era la reelección para diputados y senadores, y de un rato para otro se incorporó a los alcaldes y concejales. Y esto es algo que se conversa en la Asociación Chilena de Municipalidades (es el presidente nacional), porque queda menos de un año para la próxima elección municipal y, de repente, cambian las reglas del juego dentro del mismo año y eso se ve como apresurado”.

– Usted deja el municipio de Natales, y también por esta nueva norma lo hará Tatiana Vásquez, en Río Verde, y Ricardo Ritter, en Laguna Blanca. ¿Preocupa esto, considerando que son tres representantes del partido que preside (a nivel regional), la Udi?

– “Indudable que sí, preocupa, y ese escenario lo vamos a analizar una vez que el tema esté resuelto, convertido en ley. Vamos a tener que actuar sobre hechos concretos y como partido corresponde buscar candidatos que sean el reemplazo. Y aquí hay un punto destacable de la ley, que va en la línea de permitir oxigenar el tema político y encontrar rostros nuevos”.

El Parlamento

– Ya en el tema parlamentario, la salida del senador Carlos Bianchi puede significar el movimiento de las piezas o del naipe político si prefiere.

– “Hablemos de puertas que se cierran y puertas que se abren. En política uno tiene que entender que hay etapas que se cumplen”.

– ¿Lo dice por el senador o por su futuro?

– “Lo digo porque veo el escenario parlamentario como una posibilidad. Pero, hoy estoy concentrado en la emergencia, en los temas sociales y en atender las necesidades de las personas vulnerables de mi comuna. Antes de fin de año tomaré una decisión, pero sí, el tema parlamentario es una posibilidad”.

– Haciendo ficción y mirando a futuro, dónde se sentiría más cómodo: ¿en el sillón municipal de Punta Arenas, en La Moneda chica o en el Parlamento?

– “Al sillón municipal no podría postular de manera inmediata, ni en Punta Arenas ni en ninguna otra comuna. Queda tiempo para definir y no quiero anticiparme con una intención, porque hay temas que resolver y, la verdad, prefiero tomarlo con calma. Mirando hacia el Parlamento, hoy nuestro partido tiene en la región una diputada en ejercicio (Sandra Amar) y entonces, quizás, el espacio que va quedando es una eventual senaturía”.