Equipo del CADI-UMAG se capacitó para operar el primer secuenciador de ADN para detección de enfermedades genéticas en Magallanes

El primer secuenciador de ADN de la Macrozona Sur de nuestro país ya se encuentra en el Laboratorio de Medicina Molecular (LMM) del CADI-UMAG, hecho inédito que permitirá realizar procesos tanto clínicos como investigativos a partir de las muestras de ADN que se obtengan de los pacientes.

En este contexto, el grupo compuesto por Carolina Pérez, encargada del área de Citometría de Flujo del LMM, Cristina Schleef, Diego Altamirano y Wolfrang Henríquez, tecnólogos médicos del LMM, Jorge González, investigador del Centro Austral de Tecnología Genómica (CATG) y Daniela Zapata, investigadora del Laboratorio de Genómica Evolutiva y Médica en Magallanes (GEMMA), recibieron una capacitación que duró tres días para poder operar el secuenciador.

A través de un minucioso método que implica extracción del ADN, toma de PCR, purificación, etc, los científicos podrán realizar análisis de muestras de ADN para poder detectar variaciones mínimas en su estructura. Esto, permitirá diagnosticar enfermedades genéticas o incluso anticiparse a estas, lo cual no puede ser detectado a través de los exámenes clínicos comunes que se realizan en el servicio público y privado regional.

“El uso de este equipo nos permitirá ampliar, complementar y reforzar la investigación y el diagnóstico de alta complejidad que ya se realizan en el LMM. Disponer de esta tecnología nos posiciona dentro de los laboratorios de alta complejidad con mayor soporte tecnológico del país, con un equipo de profesionales capacitado para su uso y análisis, pudiendo combatir la fuerte brecha que existe actualmente frente al envío de muestras que se tiene que hacer a otros centros del país”, comentó Karena Espinoza, directora del CADI-UMAG.

Actualmente, el equipo del CADI-UMAG que opera el secuenciador de la marca Thermo Fisher Scientific, se encuentra trabajando en la estandarización de técnicas que les permitirán llevar a cabo sus procesos de una manera eficiente; esto, para poder comenzar su uso durante los primeros días de marzo.