Los desastrosos resultados de la prueba de Diagnóstico Integral de Aprendizajes –que entre otras cosas constató que en 2020, año en que primaron las clases remotas, los alumnos entre 6° básico y 4° medio no lograron adquirir el 60% de los contenidos necesarios en lenguaje– parecen haber acabado con la paciencia del gobierno, donde advierten que serán más drásticos para asegurar la reapertura de los colegios.

Según cifras del Mineduc, solo un 34% de los más de 6 mil establecimientos que están en condiciones de retornar a clases presenciales lo ha hecho, un porcentaje que se reduce aún más en instituciones bajo dependencia municipal (17%).

  • “Se acabaron las excusas para no abrir”, comentaron personeros de gobierno en un artículo del periodista Roberto Gálvez.

Con el propósito de que tras el regreso de las vacaciones de invierno la modalidad predominante de enseñanza sea la presencial, en el gobierno trabajan en un diseño que, por un lado, “imponga sanciones a los establecimientos que se resistan a abrir sus puertas“.

Ya esta semana, al constatarse el escaso número de colegios abiertos, el superintendente de Educación, Cristián O’ Ryan, recordó que en comunas sin cuarentena la voluntariedad de enviar a los menores a clases presenciales solo rige para padres y apoderados, invitando a denunciar a aquellos establecimientos que no permitan ejercer esa facultad.

La batalla del gobierno, sin embargo, asoma compleja, por la renuencia que mantienen muchas municipalidades para avanzar en la reapertura de sus establecimientos. “Es probable que nosotros continuemos con la modalidad remota durante el segundo semestre de este 2021”, dijo el reelecto alcalde de La Reina, José Manuel Palacios. Lee más de esta historia.