Grupo Aeronaval Sur realizó entrenamiento de evacuación aeromédica nocturna en Cerro Sombrero

Durante horas de la noche del 22 de julio, el Grupo Aeronaval Sur desplegó sus medios aeronavales un avión P-111 “Bandeirante” y un Helicóptero HH-65n2 “Dauphin”, realizando un entrenamiento de evacuación médica nocturna, el cual se desarrolló entre la capital de la Región de Magallanes y Antártica Chilena y la localidad de Cerro Sombrero, en Isla de Tierra del Fuego.

El despliegue comenzó a las 18 horas, un poco antes del ocaso del sol, momento en que los medios aeronavales emprendieron el vuelo. El helicóptero HH-65N2 “Dauphin”, realizó su desplazamiento hacia la localidad de Cerro Sombrero, donde aterrizó en el helipuerto dependiente de ENAP, en donde se simuló la extracción de una persona herida, estando todo dispuesto para que este posara y realizara el procedimiento de embarque de un paciente.

Para el desarrollo del ejercicio, el helicóptero se configuró en su versión EVACAM, embarcando a dos enfermeros en aviación junto al equipamiento médico, comprendiendo el supuesto de un traslado de alta complejidad, así como personal auxiliar, siendo un operativo apegado a condiciones reales en donde nada está dispuesto al azar.

Por su parte, el avión P-111 “Bandeirante”, despegó desde el aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo de Punta Arenas en forma simultánea, realizando la exploración en el área junto a retransmitir las comunicaciones del helicóptero, apoyando con información por medio del sensor optrónico con capacidad termo gráfica, suministrando una perspectiva importante para operaciones con baja luminosidad, siendo operada en vuelo por personal especialista en Aviación Naval y manteniendo comunicación constante por medio radial en torno a condiciones de la ruta y posibles obstáculos.

Todo el operativo era controlado desde el Puesto de Mando de la Comandancia en Jefe de la III Zona Naval, en donde se mantenía la coordinación de las comunicaciones a través del Centro de Telecomunicaciones Navales de Magallanes e información con las respectivas entidades que participaron en el entrenamiento.

El Helicóptero Naval emprendió vuelo desde Cerro Sombrero a la Base Naval “Punta Arenas”, repartición en donde se realizó la entrega del paciente de forma simulada en el helipuerto institucional, manteniendo los protocolos de seguridad y resguardo que comprometen los operativos aéreos, realizando los procedimientos respectivos de aproximación, aterrizaje y entrega de pacientes, en donde un equipo en tierra colaboró con la maniobra.

Posteriormente, previa coordinación con la gerencia del Hospital Clínico Magallanes, el helicóptero Naval realizó la misma simulación en el helipuerto de del recinto hospitalario, el que también se encuentra certificado por la Dirección General de Aeronáutica Civil para realizar operaciones nocturnas maniobra de vuelo, aproximación, toque y despegue en el helipuerto del recinto hospitalario, desarrollando la maniobra dos veces sin mayores inconvenientes en el sector, para posteriormente tras el intenso operativo regresar al hangar del Grupo Aeronaval Sur, para realizar el análisis del entrenamiento, el proceso de chequeo y mantenimiento preventivo con el fin de que estas se encuentren listas a despegar en caso de ser requerido por una emergencia de la aeronaves, las cuales realizaron aterrizaje en forma casi simultánea.

El Jefe del Departamento de Operaciones del Grupo Aeronaval Sur y Comandante de Aeronave del Helicóptero Naval, Capitán de Corbeta Benjamín Paredes Benavides, señaló que “el entrenamiento de la dotaciones de vuelo es parte de un ciclo constante, en donde todo el personal naval desarrolla su respectiva mantención de eficiencia para mantener las capacidades de la Unidad, las cuales son fundamentales al momento de emergencias”, complementando que “es así como podemos desplegar las aeronaves en sus diferentes configuraciones junto a sus dotaciones, para así cumplir con los roles asignados en el desarrollo de las tareas de las diferentes áreas de misión, como son salvaguardar la vida humana en el mar, evacuaciones aeromédicas, operaciones de interdicción marítima y otros, resguardando la seguridad e intereses territoriales, permitiendo la proyección del poder Naval, contribuyendo al desarrollo nacional y el accionar del Estado”.

Es de esta manera que la Institución, a través de las unidades dependientes de la III Zona Naval se encuentra en constante tareas de entrenamiento y preparación, tanto de reparticiones, unidades de superficie y aeronavales, operando en forma coordinada en forma multidimensional, desplegando diferentes esfuerzos con el objetivo de estar preparados y actuar rápidamente en caso de emergencia en zonas aisladas de la Región de Magallanes y Antártica Chilena.