Guardaparques de Torres del Paine y del Parque Kawésqar se preparan ante la amenaza del castor

“El personal de Conaf desplegado en el territorio podrá además utilizar el Sistema de Alerta Temprana e Información para ingresar reportes de avistamiento de castores o señales de su actividad, como troncos roídos o represas” explicó Alejandro Kusch, biólogo y asesor técnico del proyecto Gef Castor. Tales reportes generarán alertas tempranas que serán abordadas por el Ministerio del Medio Ambiente.

En este contexto, guardaparques del Torres del Paine y del parque Kawésqar se capacitaron en reconocer el riesgo que el castor representa en la Patagonia y en la utilización del Sistema de Alerta Temprana e Información, plataforma tecnológica que entrega potentes herramientas para realizar una gestión de la especie que evite su dispersión hacia áreas vulnerables, y permita desarrollar acciones de erradicación eficiente en las áreas ya invadidas.

Para cumplir con su objetivo, expertos del proyecto Gef Castor, iniciativa implementada por el Ministerio del Medio Ambiente y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao), se trasladaron hasta el Parque Torres del Paine, para capacitar a los guardaparques en aspectos teóricos y prácticos sobre la invasión del castor, las formas de reconocer su presencia y las técnicas para ejecutar planes de gestión de la especie con una mirada ecológica y estratégica.

En 2013 se encendieron las luces de alarma cuando funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero capturaron un ejemplar del castor en el río Hollemberg, a sólo 200 kilómetros del Parque Nacional Torres del Paine. La migración de esta especie hacia esa área silvestre protegida pondría en riesgo el invaluable patrimonio ambiental que lo llevó a ser considerado como parte integrante de la reserva de la biósfera del mismo nombre, que también está comprendida por el monumento natural Cueva del Milodón y el Monte Balmaceda. La reciente captura de un castor en Isla Riesco reaviva el temor de que este roedor colonice los cursos de agua de la zona norte de Magallanes, impactando áreas protegidas y también zonas dedicadas a la actividad agropecuaria.

Por lo mismo, resulta especialmente importante que en esta capacitación participaran también los guardaparques del Parque Kawésqar, el que con más de 2 millones 800 mil hectáreas es el segundo más grande del país. Abarca gran parte de los archipiélagos de las provincias de Magallanes y Ultima Esperanza, además de la mitad de la superficie de la isla Riesco.

Por su parte, Miguel Guichaquelén, guardaparque de Torres del Paine, valoró que gracias a la capacitación “aprendimos a reconocer esta especie invasora, los daños que provoca y la importancia de actuar preventivamente para evitar que provoque daños a los recursos naturales del parque”.