Un duro revés se suma a los que ya enfrenta la actividad económica la Región de Magallanes, especialmente el turismo, ya que Navimag no trasladará pasajeros en la temporada de primavera y verano próxima y recién proyecta desde enero de 2022 embarcar pasajeros en los transbordadores Trinidad y el recién incorporado Esperanza para la ruta marítima entre Puerto Montt y Puerto Natales.

El gerente general de Navimag, César Barrera, explica: “El turismo no lo haremos en medio de esta emergencia por la pandemia. Además, más del 90% de los clientes que viajan entre Puerto Natales y Puerto Montt o viceversa son turistas extranjeros. Las proyecciones, con aeropuertos cerrados, nos arroja un pronóstico nulo en el arribo de turistas”.

Incluso recuerda que cuando comenzó en el verano pasado a difundirse la expansión del Covid-19 ellos terminaron anticipadamente la temporada con el traslado de turistas.

“La determinación nuestra por ahora es no llevar pasajeros. Si lleváramos pasajeros y apareciera un caso de contagio significaría sacar el barco por cuarentena y eso repercutiría en el servicio de carga. Así vemos que la temporada turística la reanudaremos en enero de 2022, ojalá fuera antes, pero lo veo incierto”, afirma el ejecutivo.

En la ruta entre los meses de noviembre y marzo la empresa Navimag mueve en promedio unos 12 mil pasajeros, casi todos extranjeros y donde muchos de ellos con su mochila al hombro. “Son pasajeros que dejan en promedio unos 300 dólares y que normalmente suelen permanece una semana en la zona. Sin duda el impacto económico será duro”, señala.

Duro impacto al Paine

“La suspensión de turismo y de traslado de pasajeros en los ferris de Navimag es bastante importante para el Parque Nacional Torres del Paine”, opina Andrea Téllez, gerenta de la Asociación de Hoteles y Servicios Turísticos del Parque Torres del Paine.

Dice que la repercusión es muy negativa porque la mayoría de los turistas que se mueven en esta ruta son aquellos que llegan con el objetivo de recorrer senderos, practicar turismo de aventura, realizar caminatas. “Eso se nota mucho en el sector de la guardería Pudeto, cuando los visitantes ingresan al barco que los lleva para empezar el sendero de la W”.

Califica de complejo el escenario futuro y que en definitiva se posterguen los servicios turísticos hasta 2022 porque claramente impacta negativamente al turismo de aventura en el Parque Torres del Paine.