Hermanos formaron cooperativa familiar y producen lechugas para el comercio natalino

Iniciativa de j贸venes natalinos es apoyada por el INDAP

Cuatro hermanos, profesionales en distintas carreras, optaron por volver al campo y seguir el ejemplo de su padre, Mart铆n Salamanca que, entre los a帽os ochenta y noventa lleg贸 a ser uno de los productores m谩s conocidos de papa en Puerto Natales.

鈥淓mpec茅 con diez bolsas y cosech茅 30 y me qued贸 gustando, despu茅s sembr茅 75 bolsas y cosech茅 mil bolsas de papa鈥, cuenta, hurgueteando historias del pasado, y sin disimular el orgullo que siente al ver que sus hijos relevan hoy las tareas de un campo cada vez m谩s envejecido.  

En el pasado la fuerza de los brazos y 鈥渓a buena suerte鈥 eran las principales herramientas para enfrentar el adverso clima. A煤n as铆 exist铆a una agricultura de calidad, principalmente al aire libre.  Hoy, el desaf铆o es perpetuarla por el bien del planeta y la alimentaci贸n y sin los j贸venes es impensado hacerla.  

Cooperativa 脩uke Mapu

Vigilados por los cerros Dorotea y Prat, los hermanos Salamanca Ascencio establecieron un v铆nculo fuerte con la naturaleza y no quieren poner l铆mite a sus sue帽os.  Ya piensan en una granja educativa y generar espacios sociales para que sus ventas tengan un componente educativo.   

Sumaron la herencia de media hect谩rea que le dejaron cada uno sus padres para aumentar la producci贸n y formaron la cooperativa 脩uke Mapu (Madre Tierra), un peque帽o imperio hort铆cola, en el que la lechuga es la estrella principal. Se trata de un producto 100% org谩nico que venden al por mayor en negocios y supermercados de barrio.  

鈥淓n la escuela y la universidad te ense帽an a competir, pero en la agricultura no, uno aprende a cooperar. Tambi茅n hemos aprendido de otros agricultores. Tenemos la experiencia de nuestros padres y el acercamiento a la tecnolog铆a que lo ha hecho m谩s r谩pido, pero sin dejar de lado las costumbres del pasado, cuando todo era todo org谩nico鈥, explica el hijo Mart铆n Salamanca, 34 a帽os.   

En los inicios hicieron abono sint茅tico y se dieron cuenta que degradaba un poco el suelo, as铆 que dieron un vistazo a la historia y se decidieron por la producci贸n org谩nica, con lumbricultura, recolecci贸n de hojas en invierno, abonos de guano, ovejas, gallina.   

鈥淭ras la pandemia la gente se dio cuenta que ten铆a una fuerte dependencia alimentaria y pusieron sus ojos en la agricultura. La mayor铆a de nosotros deber铆a ser capaz de sembrar su propio alimento y no depender tanto de otros o de un supermercado. Deber铆amos ser m谩s soberano en ese sentido. Y hemos notado que muchos j贸venes tienen la inquietud y se acercan a consultarnos鈥, asegura Mart铆n.  

Nirmia, 36 a帽os, es otra de las socias de la cooperativa familiar. Cambi贸 el periodismo por la agricultura, en un encantamiento que fue lento y reflexivo, porque de ni帽a ve铆a el sacrificio de sus padres, al punto que le hizo 鈥渓a cruz鈥 al trabajo en la tierra. Pero como un cuento de Hans Christian Andersen, la historia mut贸 totalmente cuando naci贸 su hijo, y al tiempo que 茅l disfrutaba de los juegos al aire libre, ella comenz贸 a enamorarse de la tierra y a descubrir una oportunidad de negocio.    

鈥淟a gente anhela comer hortalizas frescas, y ac谩 todav铆a existe una demanda insatisfecha, y nos asociamos con nuestros hermanos, y como a ninguno de nosotros les gusta tener un jefe, la idea prendi贸鈥, cuenta.  

En Magallanes la agricultura local apenas logra satisfacer el 25% de la demanda hort铆cola, y baja a un 12% si se suman todo tipo de verduras, muchas de las cuales ni siquiera se producen en la zona por las condiciones clim谩ticas.  

La cooperativa 脩uke Mapu est谩 integrada por Mart铆n Salamanca (padre), Ximena Ascencio y los hermanos: Nirmia y Mart铆n Salamanca; y Maryory y Jorge Ascencio.  

Asociarse para crecer   

La cooperativa en poco tiempo de vida ya cosecha varios logros que est谩n a la vista: sala de germinaci贸n, vivero calefaccionado, maquinarias, cinco invernaderos que en total suman 2.200 metros cuadrados y un furg贸n para reparto de hortalizas, especialmente adquirido con fondos propios y de Indap.  

鈥淨ueremos abrirnos a nuevos socios que tengan nuestra misma visi贸n y en una proyecci贸n a futuro esperamos tener un local y vender directamente a la comunidad para que los productos lleguen m谩s barato. Tambi茅n retomar proyectos sociales y culturales que me acerquen m谩s a mi 谩rea (periodismo) y desarrollar una granja educativa鈥.  

Para el director regional de INDAP, Petar Bradasic, la asociatividad es una estrategia para seguir en el mercado y la cooperativa 脩uke Mapu cumple con los objetivos.  

鈥淎c谩 hay un ejemplo claro que la asociatividad es el futuro de la Agricultura Familiar Campesina. Tenemos que romper el individualismo, aqu铆 hermanos agricultores, se juntan, se asocian para tener un volumen, un producto homog茅neo y para ofrecerlo a tiempo. Estamos muy contentos de que esta alianza productiva pueda ser realidad鈥, dijo Bradasic.  

Exitoso convenio entre INDAP y Gobierno Regional   

El convenio suscrito entre el Gobierno Regional e INDAP increment贸 en tres mil millones de pesos los recursos disponibles para la agricultura regional, en un per铆odo de tres a帽os (2017-2020).  Esta iniciativa benefici贸 a m谩s de 400 familias campesinas de toda la regi贸n y se transform贸 en una gran oportunidad para potenciar la infraestructura agr铆cola, entregar capacitaciones especializadas y construir, por ejemplo, pozos profundos para asegurar agua.

Actualmente se est谩 a la espera de la aprobaci贸n del segundo convenio entre Indap y el Gobierno Regional de Magallanes.