Es cierto, hasta ayer te erguías simple, inofensivo, insignificante, incluso desechable…

en buena medida olvidado por los teclados informáticos y cibernéticos.

Para colmo no has tenido parte hoy por hoy ni en la escuela ni en el colegio. 

¡Apenas te llaman en estos días los cuadernos y las tareas del escolar! ¡Es un hecho!

Pero desde hoy te declaro pluma admirable… empuñada en mi mano… 

¡Esperas conmigo tu momento, momento que será una marca histórica 

que soltarás verticalmente sobre un papel desde millones de sueños! 

Se me antoja que desde ahora eres, entonces, pluma histórica, 

que vienes preñada de memoria, de Allende, de Moneda en llamas, 

de décadas esperando en vano una “alegría” que nunca llegó,

“alegría” que fue un fraude ejecutado contra millones a manos de los “renovados”.

Por eso me sabes a pueblo burlado y herido, a 18 de octubre, 

a Gustavo, a Fabiola Campillai, a 500 ojos cegados. 

De cara a lo que viene, te nombro desde ahora mi hermano, mi compañero, 

en nombre de las y los detenidos desaparecidos, de sus familias sufrientes, 

hermanas y hermanos nuestros que duelen como duelen 47 años de ocultamientos, 

pactos impunes de asesinos, pactos imperdonables, pactos de cobardes…

 tal y como duelen cinco siglos de impunidad contra mi hermano mapuche, eternidad de abusos… 

Chile: complicidad hasta hoy de la élite, de hipocresías, de aprovechamientos, de silencio.

Mañana, cuando pasen los años, cuando algunos como yo seamos viejos, 

declamaré si estoy vivo estos modestos versos…  frente a mis nietas y nietos, 

versos que te homenajean, versos que hoy te dedico a ti, amigo lápiz, compañero de tinta azul…

inofensivo, insignificante, desechable, empuñable el próximo mes del 2020 como arma sagrada desde las manos trabajadoras, abusadas y mal pagadas de todo un pueblo:

Mi lápiz tiene savia, llanto de sauce 

 y frutos que esperan su día.

Se yergue desde el suelo,

mas se empina a las alturas.

¿Brotarán con él las semillas y caerán las hojas muertas de otoño?

¿Se asomarán con tu marca por fin la primavera, un sol nuevo y luminoso?

Cualquier futuro que venga, en fin, luego del 25 de octubre -marcando con tu tinta un APRUEBO-  

será mejor que el Chile que escribieron y desangraron los golpistas, 

y que en detrimento de la dignidad de millones refrendaron y perpetuaron los concertacionistas…

 en colusión inmunda con los pinochetistas y negacionistas hasta hoy y por más de 30 años.

¡Te honro, mi hermano lápiz, como honro por siempre y para siempre ese salto escolar cósmicamente desobediente del torniquete en ese octubre del 2019!, gracias a lo cual marcaremos contigo en octubre

el término definitivo de 47 años de complicidad de la élite, de eternidad de abusos contra el pueblo, 

de hipocresías, de aprovechamientos, consagrados en una constitución milica y empresarial… 

manchada con sangre desde su origen, sangre de miles de hermanos nuestros, constitución definida desde pactos de impunidades, de desvergüenzas, de usuras y silencio.