La Polar: el que explica, ¿se complica?

Es así como, en cuestión de minutos, la confianza de los usuarios hacia La Polar se desvaneció abruptamente. Y es que a las primeras semanas después del primer golpe, le siguieron más escándalos: las tiendas oficiales de marcas como Adidas o Under Armour denunciaron a la empresa y rectificaron que los productos que vendían eran, comprobadamente, falsos.

Pero la firma de retail se defendió desde el primer momento a través de comunicados e incluso demandó por competencia desleal a algunas de las empresas que la acusaban. Sin embargo, hasta ese momento, su defensa consistía solo en palabras, y lo que realmente había que hacer -para comenzar a recuperar la confianza de sus clientes- era levantar los pedazos rotos a través de una campaña de transparencia.

No hacer nada puede durar mucho tiempo. Casi un mes le tomó a La Polar sacar una campaña de transparencia llamada “Súper Marcas, Súper Precios”,
donde explican que su modelo de negocio es el Off Price o Outlet. Ésta consiste en importar, desde Estados Unidos, ropa de proveedores autorizados por las marcas originales, que se compran y venden a menor precio por tener “detalles”, estar fuera de temporada o con stock repetido.