Desconocidos quemaron un galpón en la ciudad de Puerto Natales que puso en peligro un moderno hostal, buses de turismo y viviendas aledañas, luego de una manifestación realizada frente al cuartel de la Segunda Comisaría de Carabineros, donde arrojaron un elemento incendiario sobre su techo el cual se apagó sin provocar daños.

Los hechos ocurrieron pasadas las 21 horas de anoche cuando un grupo de aproximadamente 300 personas se congregó en la Plaza Arturo Prat, realizando una manifestación que culminó frente al cuartel policial que se encuentra a media cuadra del lugar. No había pasado un minuto cuando lanzaron una bengala sobre el techo del recinto, produciéndose llamas que se extinguieron rápidamente. De forma inmediata reaccionó personal de Carabineros que repelió el ataque con gases lacrimógenos, saliendo en persecución de los manifestantes, que huyeron del lugar

Media hora después se iniciaba un incendio en un antiguo galpón ubicado en calle Tomás Rogers entre Señoret y Phillipi, en la parte posterior del edificio del Instituto de Seguridad del Trabajo, viviendas particulares, un recinto de la empresa de turismo Zaahj donde se encontraban dos modernos buses y del Hostal Francis Drake, donde en ese momento había seis de los casi 30 pasajeros que pernoctaban en el establecimiento. Uno de los turistas, que dio la oportuna alarma, relató que desconocidos encapuchados llegaron hasta el galpón para arrojarle elementos incendiarios.

Hasta la vieja construcción en llamas llegaron rápidamente los voluntarios del Cuerpo de Bomberos, quienes controlaron el fuego sin que afectara las construcciones vecinas. Sin embargo el antiguo galpón resultó totalmente destruido.

La jornada se había iniciado en horas de la mañana con una marcha estudiantil, que comenzó en el frontis del liceo salesiano Monseñor Fagnano y que llegó hasta el centro de la ciudad. En su marcha se detuvieron frente a los liceos María Mazzarello y Gabriela Mistral donde llamaron a sus alumnos a unirse a la manifestación. Todo lo anterior en un ambiente festivo, con cánticos y gritos contra la corrupción y el gobierno.

La marcha culminó frente al cuartel de la Segunda Comisaría, donde los jóvenes se sentaron en el pavimento impidiendo el tránsito vehicular. Luego de unos minutos y tras tomarse una fotografía con un oficial de Carabineros se retiraron en forma pacífica.

A las 18 horas se realizó una nueva marcha, la cual llegó a reunir a más de mil personas en la Plaza Arturo Prat. Los manifestantes salieron desde este lugar para recorrer durante dos horas el centro de la ciudad, para culminar también frente al cuartel de carabineros. En el frontis del edificio y en su acceso principal se encontraba sólo el comisario, mayor Alain Valderrama, mientras los jóvenes se expresaban con gritos y cánticos contra la institución, aunque en forma pacífica. Las escasas provocaciones fueron impedidas por los mismos manifestantes, entre ellas la joven Javiera López, quien tras la marcha fue felicitada por el jefe policial.

Esta protesta también concluyó de forma pacífica, sin daños a la propiedad pública ni privada.